Mónaco

Alberto y Charlene de Mónaco dejan atrás un año 2021 difícil

La prolongada ausencia de la princesa se ha convertido en una situación complicada para el Principado

Princesa Charlenne.
photo_camera Princesa Charlenne.

A medida que el año se acerca a su fin, todo el mundo echa la vista atrás para evaluar los éxitos y los fracasos, los momentos felices y los difíciles, y reflexiona sobre los acontecimientos que han marcado los tiempos ya pasados. Las familias reales son ahora diferentes. Y para el pequeño Principado de Mónaco, 2021 fue un año sin duda difícil, marcado significativamente por la prolongada ausencia de la Princesa Charlene, que se convirtió en noticia mundial.

Sin embargo, el año comenzó con una nota positiva. Tras el diagnóstico de COVID-19 del Príncipe Soberano en 2020, se vislumbraba una vacuna, y parecía que el pequeño principado estaba capeando las consecuencias de los cierres y las restricciones de viaje que le privaban de su principal ingreso: el turismo. 

Pero entonces, en mayo, la princesa Charlene partió hacia Sudáfrica para un viaje que supuestamente sólo duraría unos diez días. Acabó permaneciendo en el país donde creció durante seis meses. Y en ese tiempo, las especulaciones en torno a su situación se convirtieron en titulares mundiales.

Poco después de su llegada, la Princesa contrajo una grave infección de oído, nariz y garganta que le impidió volar. La pandemia imposibilitó los viajes a través de África y el tratamiento continuo y la cirugía prolongaron aún más su ausencia. Sin embargo, a pesar de los esfuerzos de la familia, empezaron a circular rumores sobre una grave tensión en su relación con el Príncipe Alberto, hasta el punto de que el Príncipe se vio obligado a desmentirlos en múltiples ocasiones en entrevistas públicas, y la Princesa Charlene hizo todo lo posible por disiparlos con publicaciones en las redes sociales. 

Una década juntos

En julio de 2021, Alberto y Charlene celebraron diez años de matrimonio en continentes separados. La Princesa expresó su "extrema tristeza" por perderse su aniversario de boda en un año tan importante. Las cuentas oficiales de la Princesa y del Palacio Principesco publicaron material especial para conmemorar la ocasión, incluyendo una serie de diez partes en Facebook que contenía imágenes inéditas entre bastidores de la preparación de la boda y de la propia ceremonia. Sin embargo, las especulaciones en torno a su relación se intensificaron a medida que se cumplía el aniversario sin que se produjera el reencuentro.

En septiembre, el Príncipe Alberto se vio obligado a tomar la difícil decisión de llevarse a sus hijos en su primer viaje oficial, una visita de dos días a Irlanda, donde fueron fotografiados asumiendo sus primeros compromisos oficiales en el extranjero, una reunión con el Presidente irlandés Michael D. Higgins y en la famosa Biblioteca del Trinity College de Dublín para revelar los testimonios de las donaciones del Príncipe Alberto para contribuir a la restauración de las instalaciones. 

Pocos días después, los mellizos entraron por primera vez en la escuela primaria acompañados únicamente por su padre, algo que sin duda marcó al Príncipe Jacques y a la Princesa Gabriella al igual que a sus padres. 

El Príncipe Alberto trató de compaginar lo mejor posible sus obligaciones oficiales como Jefe de Estado con sus deberes parentales, y se le vio en múltiples ocasiones con sus hijos en parques de atracciones, reservas naturales y retiros de fin de semana a lo largo del otoño. 

Y finalmente, el 8 de noviembre, la princesa Charlene regresó a Mónaco. Todo parecía que las cosas volverían a la normalidad, dando tiempo a la Princesa a recuperarse completamente de la terrible infección de oído, nariz y garganta que la había mantenido alejada de su familia durante tanto tiempo. En cambio, pocos días después, acabó ingresando en un centro de tratamiento, aquejada de una fatiga extrema. Su marido confirmó que había dejado Mónaco para recibir cuidados en un lugar no revelado. 

Pocos días después, el Príncipe Jacques y la Princesa Gabriella sacaron pancartas hechas a mano durante su aparición en el balcón en el Día Nacional. De pie junto a su padre, mostraron unos dibujos de colores en los que se podía leer "Te queremos mamá" y "Te echamos de menos mamá", una clara muestra de la añoranza que sienten por su madre. 

Durante la ausencia de la Princesa Charlene, el resto de la familia del Príncipe Alberto se reunió para apoyarle, con la Princesa Carolina a menudo al lado de su hermano, especialmente en una de las tradiciones más preciadas de Mónaco, el Baile de la Cruz Roja, así como en muchas otras ocasiones, incluyendo, más recientemente, las celebraciones del Día Nacional y la apertura del mercado navideño del Principado. A menudo la acompañaron al menos algunos de sus hijos, al igual que la princesa Estefanía, que también asumió más compromisos para compensar la ausencia de la princesa Charlene. 

Las hermanas del Príncipe Alberto también mostraron sus dotes de tía cariñosa durante los compromisos en los que también participaron el Príncipe Jacques y la Princesa Gabriella. Los gemelos están siendo escolarizados por tutores en el Palacio, una decisión que el Príncipe Alberto relacionó directamente con la prolongada ausencia de su madre, diciendo en una entrevista que los niños necesitaban más "estabilidad". 

En definitiva, ha sido un año difícil para los Grimaldi, a los que todavía les queda un tiempo desconocido de ausencia de la princesa Charlene, ya que no está claro cuándo volverá a Mónaco. 

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes