España

El Gobierno y la oposición negocian un acercamiento de Juan Carlos I a España y que resida en Portugal

La muerte de Isabel II ha movilizado al entorno de Feijóo para evitar que el rey emérito pueda morir lejos de su país

Juan Carlos I.
photo_camera Juan Carlos I.

La muerte y los funerales de Isabel II han suscitado en España una discreta discusión política: ¿qué hacer si Juan Carlos I fallece fuera de España? Un asunto que se debate desde hace meses en Zarzuela. El PP se ha movilizado, y negocia con dirigentes del PSOE un acercamiento del rey emérito a España, concretamente a Portugal, al que Moncloa por ahora se opone.

Según ha podido saber Confidencial Digital por fuentes políticas de alto nivel, el fallecimiento de la reina de Inglaterra ha reactivado las alarmas y ha vuelto a poner sobre la mesa de Zarzuela la necesidad de abordar de forma definitiva el regreso del rey emérito, que tiene 84 años.

En el entorno de Felipe VI se considera que Juan Carlos I, cuando se produzca el fallecimiento, debe ser despedido como Rey y en España. muera. Es también el convencimiento que existe en la dirección del PP, así como en una parte del PSOE.

Acercamiento de Juan Carlos I

En público, el Partido Popular ha eludido posicionarse sobre la vuelta del rey emérito a España. Pero en el entorno del líder de la oposición, Alberto Nuñez Feijóo, apoyan el regreso de don Juan Carlos, al asegurar que “puede entrar o salir de España cuando quiera” tras el archivo de sus causas judiciales.

Defienden además que residir en España –nunca en Zarzuela-, o al menos en Portugal, evitaría que el rey emérito pueda morir lejos de su país. Se tiene en cuenta ahora el precedente del empeoramiento que experimentó Isabel II en apenas unos días.

Es un planteamiento que desde Génova han hecho llegar ya a destacados dirigentes socialistas y a altos cargos del Gobierno, según confirman a ECD dirigentes del PP próximos a Feijóo.

Moncloa prefiere mantenerle lejos

Sin embargo, en Moncloa se oponen por ahora a esa maniobra, tras el “circo” –así lo califican- de la última visita de Juan Carlos I a Sanxenxo, en mayo, que ha aconsejado mantener al rey emérito alejado de España todo el verano.

Insisten en que la última palabra sobre esta operación de acercamiento la tendrá el rey Felipe VI, al igual que la decisión más inminente sobre la presencia o no de don Juan Carlos en el funeral por Isabel II.

No obstante, la preferencia del Gobierno es mantenerle alejado en ambos casos.

“Ahora debo pensar en mi entierro”

“El entierro de mi padre fue muy bonito. Mientras tanto, tengo que pensar en el mío”. Esta confesión de Juan Carlos I aparece recogida en el libro ‘Mi Rey caído’ (Stock, 2021) que la escritora francesa y amiga del rey emérito, Laurence Debray, publicó en octubre del pasado año.

La conversación tuvo lugar después de la muerte del Duque de Edimburgo, el esposo de la Reina Isabel, que se había producido unos meses antes. Don Juan Carlos confesó a la escritora que se había “emocionado viendo los funerales de su primo desde su ‘exilio’ en Abu Dabi, un entierro “soberbio, realmente muy emocionante y elegante”.

Ahora, con la muerte de Isabel II, ECD ha podido saber, por fuentes conocedoras de los contactos, que esta confesión, que hasta este momento no había provocado ningún movimiento político, ha puesto el debate encima de la mesa del PP, pero también de destacados dirigentes del PSOE, que llevan tiempo pensando en ello.

Regreso en caso de enfermedad grave

Tal y cómo pudo saber ECD hace unos meses, a través de personas allegadas al rey emérito, Juan Carlos I tiene acordado con su hijo, Felipe VI, el regreso definitivo a España en caso de tener que someterse a un tratamiento por enfermedad grave, o por una intervención de urgencia que comprometiera seriamente su vida.

Desde su juventud, han sido muchas las ocasiones en las que ha pasado por “el taller”, como el rey emérito suele referirse al quirófano. En sus 84 años, los cirujanos le han tratado una apendicitis y dos lesiones provocadas por su afición al deporte en los años ochenta, en la pelvis y en la rodilla derecha.

En 2010 fue intervenido por un nódulo en el pulmón derecho, y lo mismo en 2011, tras romperse el tendón de Aquiles del pie izquierdo. Juan Carlos I se sometió en 2019 a una cirugía de corazón para evitar riesgos coronarios que le ocasionasen enfermedades cardiovasculares.

Deseo de ser tratado en España

El rey emérito ha trasladado a su hijo el deseo de ser tratado médicamente en España si se produce una situación especialmente delicada para su salud.

Es una petición que ha planteado a Felipe VI animado por algunos de sus amigos, con los que no ha perdido el contacto en los dos años que lleva residiendo en Abu Dabi.

Esas personas le han argumentado que, aunque “está bien de salud y mantiene cierta libertad de movimientos”, sería “lamentable” que muriera en el país del Golfo Pérsico en vez de en España.

Se trata de una idea que ha convencido a don Juan Carlos, y a la que su hijo no ha puesto ninguna objeción.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?