España

Una dirigente paraguaya se pone el mismo chaleco que la reina Letizia como gesto de disculpa tras las críticas de una diputada

Celeste Amarilla criticó a la monarca por visitar el país con la prenda que siempre usa en este tipo de viajes de cooperación, en lugar de con un vestido

Celeste Amarilla y la reina Letizia con chaleco rojo.
photo_camera Celeste Amarilla y la reina Letizia con chaleco rojo.

La diputada Celeste Amarilla que calificó a la reina de “periodista devenida” por visitar el país con un chaleco rojo, prenda que siempre utiliza en este tipo de viajes de cooperación, se ha visto increpada por sus colegas políticos quienes no han aprobado sus descalificaciones. En este caso, ha sido una dirigente paraguaya, Sol Nuñez, que en su jura como nueva presidenta de la Junta Municipal de la ciudad ha portado el chaleco rojo como signo de disculpa por las declaraciones desatinadas de la diputada. 

La visita de la reina Letizia a Paraguay ha dividido a los ciudadanos, por una parte están los que aplauden el gesto y han quedado fascinados con esa parte solidaria de la monarca y el interés que muestra tanto por la mujer en países subdesarrollados como por los jóvenes que buscan alcanzar un futuro mejor; y por otro lado los críticos que se ciñen a la vestimenta de Letizia y apoyan la opinión de Celeste Amarilla. 

Celeste Amarilla, la diputada antimonárquica

La reina bajó del avión enfundada en una vestimenta nada habitual para los actos que preside, aunque sí hay que tener en cuenta que siempre que se ha tratado de un compromiso de cooperación, la monarca ha dejado de lado los protocolos y sea implicado desde el primer minuto. Pero parece ser que a la diputada en cuestión no le ha gustado y se ha mostrado ofendida por la vestimenta que utilizó, llegando a calificarla de falta de respeto. 

“Señora Letizia, merecíamos uno de los vestiditos que usted tiene en su closet, no el chaleco que usaban su guardia y su secretaria”, señala Celeste Amarilla. Palabras que no tardaron en vitalizarse y ser objeto de críticas hacia la diputada. Aún así, sus críticas han ayudado a la empresa que los confecciona a venderlos por un precio que no alcanza los 20 euros y que ya lo conocen como “el chaleco de la reina”.

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?