España

El archivo en Suiza de la donación de Juan Carlos I a Corinna abre la puerta a esa misma en la fiscalía española

El fiscal Bertossa concluye que no se ha demostrado blanqueo de capitales por parte del emérito

Juan Carlos I y Corinna Larsen.
photo_camera Juan Carlos I y Corinna Larsen.

La Justicia suiza ha archivado este lunes la investigación que estaba llevando a cabo sobre la donación que Juan Carlos hizo a su amiga Corinna Larsen procedentes, presuntamente, de fondos de Arabia Saudí, según adelantó el diario Tribune de Géneve.

El fiscal suizo, Yves Bertossa ha investigado si los 65 millones recibidos por don Juan Carlos tenían un origen ilegal, y, según sus conclusiones, no ha podido establecer ningún vínculo entre la comisión que recibió el emérito y la construcción del tren de alta velocidad a La Meca. 

Según el relato de la Fiscalía suiza, el 6 de agosto de 2018 se abrió un proceso penal por blanqueo de capitales agravado tras la publicación de artículos de prensa en España en los que se relataba que don Juan Carlos habría recibido comisiones ilegales en el marco de contratos públicos obtenidos por empresas españolas. Se dijo que estos sobornos se habían ocultado parcialmente en cuentas bancarias en Suiza, bajo la identidad de varios testaferros. 

Se sospechaba -sigue la fiscalía- que estas comisiones estaban vinculadas a la celebración de un contrato por parte de empresas españolas para la construcción del tren de alta velocidad que conectaba La Medina con La Meca.

Una donación millonaria 

A través de la Fundación Lucrum, don Juan Carlos recibió una donación que ascendía a 100 millones de dólares, 65 millones de euros en ese momento, que según apuntaban algunos medios españoles fueron traspasados a una cuenta suiza a nombre de Corinna. 

Esos fondos suizos los manejaba su primo, Álvaro de Orleans, al que el fiscal suizo tomó declaración. 

La fiscalía sigue relatando: “La investigación estableció que Juan Carlos I había recibido efectivamente el 8 de agosto de 2008, en la cuenta de la fundación Lucum abierta en el banco Mirabaud en Ginebra, la suma de 100 millones de dólares procedente del Ministerio de Hacienda de Arabia Saudí”. 

Hubo varias entradas de efectivo mediante transferencias de 1,8 millones de dólares y de cinco y dos millones de dólares procedentes de Kuwait y Bahréin que tampoco fueron suficientemente documentadas. 

Finalmente, el fiscal Bertossa ha concluido que no se ha demostrado blanqueo de capitales, y que la cantidad recibida es “una donación” por parte de Arabia Saudí.

Archivo en España

Lo ocurrido en Suiza abre la puerta a un archivo de las investigaciones abierta en España por la Fiscalía. Una decisión que ya se apuntaba para finales de este año, si bien la Fiscalía decidió prorrogar seis meses más la toma de una resolución definitiva.

Sin embargo, el plazo de seis meses no obliga a demorar hasta entonces el anuncio de la decisión, sino que puede anunciarse en cualquier momento dentro de ese plazo. Incluso a corto plazo.

En los últimos meses la Fiscalía suiza ha sido la principal aliada de la Fiscalía del Supremo español a la hora de aportar información financiera sobre Juan Carlos I a través de distintas comisiones rogatorias. 

Corinna no está sorprendida 

Tras la resolución de la justicia suiza, Corina Larsen ha emitido un comunicado en el que insiste en que su "inocencia era evidente desde el principio y este episodio ha servido para dañar aún más mi imagen en el marco de la campaña continua de desprestigio contra mi persona por parte de ciertos intereses españoles. Mientras tanto, los infractores no han sido investigados y se les ha dado tiempo para ocultar sus actividades. Permanecen impunes”.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?