El Rey Felipe y la Reina Matilde de Bélgica escuchan a los afectados por el terremoto

Viajaron a Flandes para reunirse con dos familias, una de origen turco y otra siria

El lunes 13 de febrero, los reyes belgas llegaron al municipio de Houthalen-Helchteren, en la provincia belga de Limburgo, y fueron recibidos por dos familias, una de origen turco y otra siria. 

Ambos se sentaron alrededor de la mesa de la cocina de una casa y en un sofá de la otra y escucharon atentamente cómo las dos familias explicaban cómo se sentían tras saber que habían perdido a seres queridos en los terremotos que sacudieron esos países. 

La familia de Turquía tenía parientes en Hatay, la capital regional de una de las zonas más afectadas, mientras que la familia de Siria perdió a sus seres queridos en Alepo, un nombre con el que desgraciadamente la mayoría de la gente estaba familiarizada antes del terremoto.

Con su visita, los reyes Felipe y Matilde "deseaban expresar sus condolencias y su apoyo a las familias afectadas y, más ampliamente, a las comunidades", según el Palacio Real belga. 

El lunes 6 de febrero, a las 4 de la madrugada hora local, un violento terremoto de magnitud 7,8 sacudió la zona fronteriza entre Turquía y Siria, causando inmensos daños en los edificios, que se derrumbaron sobre la población dormida.

Hasta el momento, se ha confirmado la muerte de más de 35.000 personas, y las estimaciones de la ONU indican que el número de víctimas mortales podría duplicarse a medida que se recuperen más cadáveres. Se cree que el número de personas sin hogar asciende a millones, aunque no hay estimaciones exactas. 

La ayuda internacional no tardó en llegar a Turquía, y muchos países, entre ellos Bélgica, enviaron equipos de búsqueda y rescate, personal médico y suministros de primera necesidad. 

La situación en Siria, sin embargo, es más complicada, ya que las cuestiones geopolíticas vinculadas al conflicto civil desempeñan un papel muy importante en la forma en que se permite el acceso de la ayuda al país y su posterior redistribución. En la actualidad, la ONU sólo puede utilizar un paso fronterizo para introducir ayuda humanitaria en Siria, y ese puesto de control resultó dañado por el terremoto, lo que dificulta aún más los esfuerzos internacionales para llevar ayuda al noroeste de Siria.

 

Video del día

Tezanos defiende las encuestas del CIS: "No se ha entendido bien"
Comentarios