Reino Unido

Las desconocidas hazañas militares que convirtieron a Felipe de Edimburgo en leyenda de la Armada británica

Durante la Segunda Guerra Mundial destacó por su valentía e ingenio en varias batallas navales contra fascistas y nazis

FD
photo_camera Felipe de Edimburgo (1921 - 2021).

Si hay un miembro de la Familia Real Británica que merecía sus condecoraciones militares, esta persona era el Príncipe Felipe, Duque de Edimburgo. Los soldados que sirvieron con él durante la Segunda Guerra Mundial y los informes del Ejército Británico elogiaron su valentía e ingenio. He aquí un repaso a sus mayores hazañas armamentísticas.

Aunque se graduó como el primero de su clase en la Academia Naval de Dartmouth, el Ejército inicialmente no deseaba enviar al guardiamarina Philip Mountbatten a la batalla, ya que era un extranjero, un príncipe de Grecia y Dinamarca; y Grecia aún era neutral al comienzo del conflicto.

Gracias a la intervención de su tío, Lord Mountbatten, entonces un influyente capitán de la Royal Navy, el joven sí pudo incorporarse al acorazado HMS Ramillies frente a las costas de Sri Lanka en 1940 y pasó seis meses escoltando a las tropas australianas en el Océano Índico. Tras breves estancias en el HMS Kent y el HMS Shropshire, también en el Océano Índico, Philip fue trasladado en enero de 1941 al acorazado HMS Valiant, frente a Alejandría, Egipto. Dos meses después de este traslado, Felipe fue mencionado en los despachos del ejército por su "alerta y comprensión de la situación" durante la batalla del Cabo Matapán, frente al Peloponeso.

Cruz del Valor

A cargo de los reflectores de su barco durante la noche, Felipe había detectado e iluminado dos cruceros fascistas italianos que fueron destruidos en sólo cinco minutos por el Valiant y otros dos buques británicos; un tercer crucero fascista y dos destructores también fueron destruidos por la Royal Navy durante la batalla, infligiendo a Benito Mussolini su peor derrota naval, con 2.300 vidas perdidas. El Príncipe Felipe fue condecorado con la Cruz del Valor por sus acciones decisivas durante la batalla y, como resultado de su proeza en el Mediterráneo, Felipe pudo optar al grado de subteniente, a condición de asistir a una serie de cursos técnicos en la Academia Naval.

Ascendido a subteniente tras aprobar con éxito los exámenes, Felipe fue enviado, todavía en 1941, al destructor HMS Wallace para transportar barcos mercantes a lo largo de la costa británica del Mar del Norte, que se había vuelto muy peligrosa debido a los repetidos ataques de submarinos nazis. Talentoso y por ello apreciado, fue ascendido a teniente en julio de 1942, y luego a primer teniente segundo en octubre del mismo año, convirtiéndose así, con sólo 21 años, en uno de los oficiales más jóvenes de la Royal Navy en ocupar un puesto tan importante.

En julio de 1943, todavía en el Wallace, asistió al desembarco de las tropas aliadas en Sicilia. Una noche su barco fue dañado por el ataque de un bombardero de la Luftwaffe y la tripulación temió que el enemigo volviera en mayor número para acabar con el navío, por lo que Felipe ideó el plan de arrojar una balsa de madera por la borda con bombas de humo flotantes para crear la ilusión de restos ardientes en la superficie del agua. Tal y como esperaba, los aviones de Hitler atacaron la balsa, lo que permitió al barco de Felipe escabullirse al amparo de la oscuridad. Harry Hargreaves, por entonces suboficial del Wallace, declaró en la década del 2000: "Felipe nos salvó la vida a todos aquella noche. Siempre fue muy valiente e ingenioso, y pensaba muy rápido”. 

USS Missouri

Tras otro paréntesis académico, el teniente primero Philip Mountbatten volvió al servicio en febrero de 1944 a bordo de un destructor de la clase Fleet, el HMS Whelp, con el que cruzó el Océano Índico para unirse a la Flota Británica del Pacífico encargada de la lucha contra el Imperio Japonés. En enero de 1945, frente a Sumatra, la tripulación del Whelp avistó a dos hombres en el mar: un piloto de la Royal Air Force y su artillero-telegrafista.

Su bombardero Avenger se había estrellado, después de que una de sus alas se incendiara durante un intercambio de fuego con un avión japonés. Los dos soldados, cuyo bote salvavidas hinchable estaba fuera de servicio, fueron rescatados en menos de 20 minutos por los hombres de Felipe, a pesar del oleaje especialmente fuerte de aquel día. Felipe, inclinado sobre la barandilla del barco, dio la bienvenida a bordo a los dos náufragos y los invitó a pasar a su camarote, donde les prestó toallas para que se secaran. 

El Príncipe Felipe y su tripulación del HMS Whelp escoltaban al USS Missouri en la bahía de Tokio el 2 de septiembre de 1945, cuando los representantes del Imperio japonés firmaron las actas de rendición a bordo del acorazado estadounidense, marcando así el final de la Segunda Guerra Mundial.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?