España

La inmunidad del emérito, a debate

El juez del caso dictaminó que don Juan Carlos no tiene privilegio ante la demanda por presunto acoso que interpuso Corinna

Rey Emérito Juan Carlos I se va de Sanxenxo camino de Madrid.
photo_camera Foto de archivo. Rey Emérito Juan Carlos I se va de Sanxenxo camino de Madrid.

El Tribunal de Apelación de Inglaterra y Gales celebrará esta tarde una vista en el marco de la demanda interpuesta por Corinna Larsen contra Juan Carlos I y el Centro Nacional de Inteligencia (CNI) por el supuesto acoso continuado al que habrían sometido a la amiga del monarca desde 2012, en ciudades como Londres y Mónaco. También añadía la acusación de difamación. 

A partir de las 14 horas (una hora más en la España peninsular), el juez Matthew Nicklin, que es el encargado del procedimiento, deberá revisar la situación, cuando ya en marzo pasado negó que el rey emérito deba gozar de inmunidad frente a esta acusación. También rechazó su posterior recurso, pero la defensa de Juan Carlos I ha elevado ahora la disputa al Tribunal de Apelación, en su intento de revertir el dictamen. “Si el rey Juan Carlos roba un anillo de diamantes en una joyería de Londres, según su defensa sería inmune ante la justicia civil británica. No puede ser”, escribió el juez entonces. 

Según El Periódico, la defensa de Juan Carlos I expondrá “nuevas evidencias” para justificar que se le autorice la presentación, ante dicho tribunal, de un recurso de apelación contra la sentencia pasada. Las partes tienen hasta seis horas para negociar, dice la información, por lo que puede que no haya novedades hasta mañana martes. “Juan Carlos I acude con el viento en cara.

Porque dos sentencias del Tribunal Supremo del Reino Unido, una de la semana pasada, consagran que la inmunidad no se puede aplicar a la actividad personal o privada de un exdiplomático (lo que se puede aplicar a un jefe de Estado) y diplomático en ejercicio”, escribe Ernesto Ekaizer.

En qué consiste la demanda

Larsen acusa a Juan Carlos I de haberla sometido a “acoso” desde 2012 hasta el presente, personalmente o bien a través de “agentes” a su servicio. Esas acciones “amenazaron” su seguridad y la de sus hijos, asegura la demandante. Tal y como ha explicado la examiga del emérito, esta supuesta presión le provocó ansiedad y angustia que se tradujeron en tratamiento médico, además de la pérdida de clientes multimillonarios en sus distintos negocios.

La mujer ya había manifestado en repetidas ocasiones anteriores que había recibido amenazas por parte del entorno del rey emérito, en particular del exjefe del Centro Nacional de Inteligencia (CNI) Félix Sanz Roldán, como aseguró en enero de 2021 en su declaración como testigo en el juicio contra el excomisario José Villarejo, acusado de calumnias al exdirector del CNI. Según Larsen, el objetivo de esta vigilancia sería el de poder recuperar los 65 millones que ella misma asegura que le regaló Juan Carlos I “por gratitud”.

De acuerdo con el argumento de la defensa, el emérito tendría inmunidad en virtud de la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas de 1961 y de la Ley británica sobre Inmunidad, que hace referencia a la inmunidad de extranjeros. La tesis, firmada por el abogado Daniel Bethlehem y la profesora Philippa Webb, ambos expertos en relaciones internacionales, ha sido finalmente rechazado.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?