España

Felipe VI reclama la inauguración del Centro para la Memoria de las Víctimas del Terrorismo en Vitoria, del cuál será presidente honorífico

Ha sido parte de su discurso en el homenje al Día Europeo de las Víctimas del Terrorismo, con el acento puesto en la educación de los jóvenes y la única ausencia de Bildu del arco parlamentario

Felipe VI se dirige a los asistentes al acto en el Día Europeo por las Víctimas del Terrorismo
photo_camera Felipe VI se dirige a los asistentes al acto en el Día Europeo por las Víctimas del Terrorismo

En un discurso enfocado en la educación como arma contra la desmemoria y el combate futuro de las ideas intolerantes que conducen al terrorismo, Felipe VI deseó ante los asistentes acudir próximamente a la inauguración del Centro para la Memoria de las Víctimas del Terrorismo en Vitoria-Gasteiz. El edificio que albergará la institución, de la cual el jefe del Estado será presidente honorífico, aún se encuentra en construcción. De titularidad pública, se espera que cuente con otra filial en Madrid una vez concluidas las obras de la sede principal en el País Vasco.

Versos, danza contemporánea, música sinfónica y el incomparable escenario de los jardines del Campo del Moro, en Madrid, han amerizado una ceremonia que su presentadora, la periodista Pepa Bueno, ha calificado de "acompañamiento a las víctimas", y no como una jornada de luto. Por esta razón los servicios protocolarios de Casa Real aconsejaban vestir sin luto a los asistentes, aunque algunas personalidades como la reina Letizia o Adriana Lastra, portavoz del PSOE en el Congreso de los Diputados, han escogido el negro para acudir a la conmemoración europea.

"Necesitamos que en las escuelas y centros educativos nuestros jóvenes puedan conocer mejor la historia reciente y, con ella, una de las mayores amenazas que nuestro país ha vivido durante los últimos decenios de trayectoria democrática", expresó Felipe VI en un momento de su intervención. "Y en este cometido, la implicación y ayuda de las víctimas es fundamental, porque compartir su experiencia personal con las nuevas generaciones contribuirá al compromiso de los jóvenes con un futuro de convivencia pacífica, a que rechacen las diferentes formas de radicalización, y a que, en definitiva, se ponga de relieve la dimensión cívica de la educación como vía para fortalecer los mejores valores democráticos". 

En el acto también intervinieron dos adolescentes de 17 años que nacieron el mismo mes de los atentados y que leyeron el preámbulo y el primer artículo de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, así como el presidente de la principal asociación de víctimas del terrorismo en España.

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes