Noruega

Haakon de Noruega inaugura una exposición sobre coches reales

Cuentan la historia de los encuentros entre el rey y el pueblo

El Príncipe Hakoon de Noruega
photo_camera El Príncipe Hakoon de Noruega

Tras un largo paréntesis debido a la pandemia, vuelve a haber una exposición preparada bajo los auspicios de la familia real noruega. El 10 de febrero de 2022, Haakon de Noruega presentó a la prensa una nueva exposición sobre los coches de la familia real. Las películas y fotografías históricas cuentan la historia de los encuentros entre el rey y el pueblo. Muestran acontecimientos clave en los que los vehículos han sido protagonistas.

Haakon de Noruega dijo: "Bienvenidos a "Los coches del Rey". Se trata de una exposición que teníamos muchas ganas de mostrarles. Este es probablemente el primer coche que hemos tenido en nuestra familia: en Noruega, es un Mini-Cadillac amarillo de 1912".

Patrimonio real noruego 

El coche de juguete fue regalado por la reina Alexandra de Gran Bretaña a su nieto, el príncipe heredero Olav. El propio príncipe heredero ha tenido el placer de sentarse al volante. Tenía una velocidad máxima de 20 km/h y una autonomía de 25 kilómetros. Si incluimos el coche de juguete en la historia, el primer coche de la familia real noruega fue en realidad un coche eléctrico.

El 11 de febrero de 2022, se abren las puertas de "Los coches del Rey. Vehículos a través de cuatro generaciones". La exposición muestra lo más destacado del parque automovilístico de la Casa Real desde 1913 hasta hoy. El Minerva del Rey Haakon VII, de 1913, se considera el primer coche real de la familia real, y normalmente se encuentra en el Museo Técnico de Noruega junto con el Mini-Cadillac de 1912. La exposición es una historia sobre el desarrollo tecnológico, las innovaciones, los coches eléctricos y el diseño. La exposición estará abierta hasta el 15 de mayo.

En una fila se encuentran coches ya emblemáticos, como el "coche de la boda", un Lincoln Continental descapotable A5 de 1966, el tesoro escondido del aparcamiento Packard One Eighty de 1942, comprado durante la guerra y en servicio activo hasta bien entrada la década de 2000, y el Buick Roadmaster A1 de 1939, que probablemente sea el más famoso de los coches de la Casa Real. La matrícula A-1 está indisolublemente ligada a la paz, la libertad y el regreso del Rey el 7 de junio de 1945.

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes