España

Moncloa lanzó un señuelo para proteger al rey en Barcelona

Filtró que la familia real se alojaría en el Palacete Albéniz para despistar a los CDR. Finalmente se hospedaron en el hotel Rey Juan Carlos I

Su Alteza Real la Princesa de Asturias y de Girona entrega el Premio FPdGi Artes y Letras 2019 a Rafael Rodríguez Villalobos
photo_cameraSu Alteza Real la Princesa de Asturias y de Girona entrega el Premio FPdGi Artes y Letras 2019 a Rafael Rodríguez Villalobos

Los Mossos d’Esquadra y la Policía Nacional desplegaron este lunes un amplio dispositivo de seguridad en Barcelona para garantizar que los Premios Princesa de Girona se pudieran desarrollar sin problemas. Un blindaje a la familia real que incluyó una maniobra organizada desde Moncloa para despistar a los CDR.

El lugar donde se hospedaban los reyes y sus hijas, el hotel Rey Juan Carlos I, y el Palacio de Congresos de Cataluña, donde se entregaron los galardones, son colindantes.

Una circunstancia, explican a ECD fuentes policiales, que facilitaba la protección del evento, y lo hacía más sencillo que en otras ocasiones.

Moncloa lanzó un señuelo para despistar

El dispositivo de seguridad para proteger a Felipe VI y su familia, integrado por 1.300 agentes de los Mossos y de la Policía Nacional, fue coordinado desde un único centro de mando (CECOR), en el Departamento de Interior de la Generalitat.

Según ha podido confirmar Confidencial Digital por fuentes conocedoras del despliegue, Moncloa decidió la tarde del domingo “jugar al despiste con los CDR”, anunciando una ubicación falsa de los reyes.

Un alto cargo del Gobierno filtró a varios medios de Madrid y de Barcelona que la familia real se alojaría en el Palacio Albéniz, y no en el hotel Juan Carlos I, como estaba previsto hasta ese momento.

En los contactos, las fuentes consultadas por ECD confirman que el representante del Ejecutivo transmitió, de forma oficiosa, que el objetivo era desconcertar a los Comités de Defensa de la República (CDR), que habían convocado una “cacerolada” frente al hotel “para no dejar dormir” a la familia real.

Oficialmente, no se ha facilitado información sobre el alojamiento de los reyes durante las dos jornadas que han permanecido en Barcelona por razones de seguridad.

Se filtró el Palacete Albéniz como alojamiento

Sin embargo, durante la tarde del domingo, varios medios informaron efectivamente de que estaba previsto que los reyes y sus hijas se alojaran finalmente en el Palacete Albéniz, la residencia oficial de la familia real en Barcelona. Se hablaba incluso de un “cambio de planes a última hora”.

El anunció sorprendió a algunos de los informadores que recibieron el mensaje. Habría sido una de las pocas veces en las que los monarcas hubieran utilizado este edificio, ya que apenas lo han disfrutado institucionalmente desde que Felipe VI asumió la Jefatura del Estado en 2014.

También han sido contadas las visitas del rey Juan Carlos y la reina Sofía al Palacete Albéniz, quienes sí viajaban ocasionalmente a Barcelona cuando la infanta Cristina e Iñaki Urdangarin vivían en Pedralbes. Pero al tratarse de desplazamientos de carácter privado, no era habitual que pernoctaran en la residencia oficial.

Se logró desconcertar durante horas a los CDR

Fuentes conocedoras del despliegue de seguridad explican a ECD que el señuelo lanzado por Moncloa para proteger al rey resultó efectivo. Durante varias horas, en los grupos de Telegram de los CDR reinó el desconcierto.

Los mensajes que se enviaban a los manifestantes eran contradictorios. Se informaba de que “el rey no aterrizaría en el aeropuerto de El Prat para evitar las protestas y de que viajaría directamente en helicóptero hasta el Palacete Albéniz”.

A los pocos minutos, se pedía a los manifestantes que esperasen a que “se confirmase el alojamiento definitivo de la familia real para decidir la ubicación de la protesta”.

Con apenas margen de maniobra, la “cacerolada” se mantuvo frente al hotel Rey Juan Carlos I, donde siempre estuvo previsto por Zarzuela el hospedaje de los monarcas y sus hijas.

Sólo se concentraron unos centenares de personas

Las fuentes policiales consultadas por ECD destacan que finalmente sólo varios centenares de personas -unas 2.000, según la Guardia Urbana- se concentraron en las inmediaciones del hotel Juan Carlos I de Barcelona.

Desde la acampada estudiantil, que permanece concentrada en la plaza Universitat de Barcelona desde hace una semana, partió el domingo por la tarde una columna de manifestantes rumbo al hotel.

Pese al fuerte cordón policial que custodiaba los alrededores del establecimiento y el Palacio de Congresos, los concentrados hicieron sonar sus cacerolas y silbatos y entonaron cánticos en contra de la Monarquía.

“La lucha de la juventud. El futuro de nuestro pueblo” se leía en una de las pancartas que encabezaba esta columna, formada por unas 500 personas, y que se trasladó en metro hasta Zona Universitaria, donde se ubica el hotel que alojaba al rey y a su familia.

La protesta obligó a cortar el tráfico en la avenida Diagonal, a la altura de la plaza de María Cristina, aunque el tranvía no dejó de funcionar.

Un helicóptero policial también sobrevolaba las inmediaciones del hotel, lo que daba pistas sobre la presencia de los reyes. Los manifestantes se concentraron de forma pacífica y portaron pancartas con el símbolo de una corona al revés sobre una señal de prohibido.

“Fuera el Borbón” y “Las calles serán siempre nuestras”, fueron algunos de los cánticos que entonaron durante la protesta, vigilada en todo momento por una veintena de furgones de los Mossos.

Primera visita del rey tras la sentencia del 1-O

Esta es la primera visita del rey a Cataluña desde que se conoció, el pasado 14 de octubre, la sentencia condenatoria a los líderes independentistas encarcelados. Desde entonces, se han sucedido, de forma ininterrumpida, manifestaciones y acciones de protesta para reclamar la libertad de los políticos presos.

De hecho, Junts per Catalunya y ERC presentaron sendos recursos a la Junta Electoral Provincial (JEP) al considerar que el acto del rey interfería con la campaña. La JEP rechazó el recurso, argumentando que se trata de una visita institucional y criticó que se “presuponga” que el jefe del Estado no guarde su deber de neutralidad política.

 
Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?