Dinamarca

Margarita II evita sentarse en los tronos históricos de Dinamarca

Un experto en la casa real señala que la reina prefiere no ser retratada en ninguno de ellos, ya que considera que son elementos de otra época

La reina Margarita II de Dinamarca.
photo_cameraLa reina Margarita II de Dinamarca.

A la reina de Dinamarca no le gustan los tronos. Las monarquías parlamentarias mantienen muchos elementos simbólicos de su antiguo poder absoluto en sus palacios, incluidos coronas y tronos. Pero ahora de Margarita II se ha conocido su resistencia a dejarse ver con ellos.

El editor del medio Billed-Bladet, especializado en información sobre la casa real danesa, publicó hace unos días un comentario a raíz de una pregunta de un lector sobre si existe alguna foto que muestre a la reina Margarita sentada en el trono que hay en el Castillo de Rosenborg, en Copenhague.

Según Jon Bloch Skipper, “en los años que he estado tratando con la casa real, no me he encontrado con una imagen así”.

Este periodista especializado asegura que duda mucho que Margarita se haya sentado alguna vez en el trono o silla de la unción. Este es un trono de 1671, elaborado con diente de narval, oro y plata, en el que eran coronados los reyes de Dinamarca hasta 1840.

Al establecerse la monarquía constitucional, esta práctica se abandonó. Skipper señala que la reina Margarita es consciente de que a un rey contemporáneo de una monarquía parlamentaria no le conviene ser fotografiado en el trono utilizado por los reyes absolutos de la etapa entre 1671 y 1840: “Enviaría una señal equivocada”.

De acuerdo con este especialista en la monarquía danesa, tampoco hay testimonios de que Margarita II se haya sentado en el trono de Cristian VI, que se encontraba en la sala de audiencias del Palacio de Christiansborg, pero que ahora también está, como el anterior, en el Castillo de Rosernborg.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?