Otras Casas Reales

Tupou VI de Tonga asiste a un servicio religioso en la Iglesia del Centenario de Nukualofa para conmemorar su cumpleaños

Gracias a su Monarquía —entre otros factores—, este reino de Polinesia es uno de los escasos países que nunca han sido sometidos a un poder colonial europeo

Tonga
photo_camera Tupou VI es el actual Rey de Tonga. Accedió al trono el 18 de marzo de 2012, tras la muerte de su hermano mayor, el Rey Jorge Tupou V

El 4 de julio es festivo en Tonga, dado que es el día oficialmente asignado para conmemorar el cumpleaños del Rey. El acto central consiste en un servicio religioso en la Iglesia del Centenario, de adscripción metodista, situada en la capital del reino, Nukualofa, al que asiste Tupou VI y su esposa, la reina consorte Nanasipauʻu Tukuʻaho. El día de nacimiento de Tupou VI es el 12 de julio de 1959, por lo que hasta la próxima semana el Monarca no cumplirá 62 años.

La dinastía Tupou es actualmente la única monarquía constitucional de la Polinesia, así como la única indígena. La Casa de Tupou desciende de tres dinastías antiguas: Tu’i Tonga, Tu’i Ha’atakalaua y Tu’i Kanokupolu, y es la continuación de esta última. En 1831, misioneros cristianos metodistas bautizaron al gobernante local, Tāufaʻāhau, que adoptó el nombre de Jorge. Jorge Tupou I unificó las islas en 1845 y formó este reino de la Polinesia, que en el pasado había sido Tu’i Tonga, un poderoso imperio en Oceanía.

Dios, patria, rey, tierra, libertad 

Jorge Tupou I también fundó la ciudad de Nukualofa, capital del país, y estableció la Iglesia Libre de Tonga, convirtiéndola en religión oficial. Una de las leyes que ideó fue que la tierra en Tonga solo se podría facilitar a tonganos y no venderla a extranjeros, como sigue siendo en la actualidad. En 1875, con ayuda del misionero, que luego ejerció de primer ministro, Shirley Waldemar Baker, redactó una constitución. En ella, declaró a la nación como monarquía constitucional y estableció la Casa de Tupou

El gobierno de Tonga adoptó el estilo de la realeza europea, creó un código civil y limitó el poder de los jefes tribales. Incluso cuando estuvo expuesta a las fuerzas británicas, Tonga siempre contó con un Rey nativo de ascendencia indígena, hecho único entre los países de Oceanía, y una de las razones por las que sus ciudadanos siguen confiando en su sistema político. El 18 de marzo de 1900, Tonga se convirtió en un protectorado del Imperio Británico por medio de un tratado de amistad. Setenta años más tarde, en 1970, el país firmó la independencia.

Los tonganos son un pueblo de poco más de 100.000 habitantes con fama de hospitalarios y de tener una excelente selección de rugby. Aman profundamente al Rey y a sus tradiciones. Los domingos, día de descanso en el que todo queda detenido, asisten a las iglesias para interpretar salmos bíblicos, que fusionan con cánticos de la Polinesia. Acuden vestidos a la manera típica de Tonga; con ropas negras y una especie de falda de paja por encima.

Tupou VI y la Reina Nanasipau’u —su prima segunda— fueron coronados en una ceremonia realizada en la Iglesia del Centenario en Nukualofa el 4 de julio de 2015 por el Reverendo D'Arcy Wood, un ministro retirado de la Iglesia Unida de Australia. Las celebraciones incluyeron a muchos invitados internacionales, como al actual emperador de Japón, Naruhito, su esposa, la emperatriz Masako, Georg von Habsburg de Hungría y Marie-Therese von Hohenberg de Austria. Aproximadamente 15.000 personas, la mayoría expatriados tonganos, volaron hasta la capital para asistir a los actos de la coronación.​

Tupou VI estudió en la Universidad de Cambridge, es diplomático de profesión y tiene tres hijos con la reina. Ha desempeñado las principales carteras ministeriales del país y es un predicador metodista laico, conocido por ser una persona profundamente religiosa.

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?