Otras Casas Reales

El Príncipe Aloïs pronuncia un discurso en el día de la fiesta nacional de Liechtenstein

16083583_303

Liechtenstein acaba de celebrar el pasado 15 de agosto su Día Nacional. Este año ha sido si cabe aún más festivo porque el país también celebra su 300º aniversario. La ceremonia oficial se redujo al mínimo para cumplir con la normativa sanitaria del Principado. 

El Príncipe Heredero Alois, Regente del Principado de Liechtenstein desde 2004, pronunció su discurso en la rosaleda del Castillo de Vaduz. Para limitar la propagación del coronavirus, este año no hubo invitados nacionales ni extranjeros. Cada uno de los 11 municipios del país estaba representado por una persona que llevaba una bandera de su municipio. Las banderas se izaron durante el himno nacional y luego los representantes regresaron a sus respectivos municipios, cada uno con una nueva bandera.

"Hoy podemos agradecer que la pandemia nos haya golpeado menos en comparación internacional y que en los últimos meses se hayan conseguido muchas cosas extraordinarias en beneficio de todos nosotros", dijo el hijo del Rey Hans-Adam II en su discurso.

La celebración del centenario de la Constitución de Liechtenstein también fue uno de los temas centrales del discurso del heredero al trono. "Nuestra Constitución ha sido una base importante para el desarrollo exitoso de nuestro país en las últimas décadas. La combinación única de una democracia parlamentaria con un fuerte elemento monárquico y una fuerte democracia directa ha demostrado ser eficaz. Liechtenstein es el país del continente europeo donde el soberano tiene más poderes. En 2012, la población siguió depositando su confianza en el soberano y votó con más del 76% en contra de reducir sus poderes.

"Nuestra Constitución garantiza así un amplio consenso político. Nos garantiza una gran estabilidad, continuidad y una orientación política a largo plazo. Acerca la política al ciudadano y permite actuar rápidamente cuando hay consenso. Gracias a estas ventajas de nuestra constitución y a nuestra prudente política financiera, hemos adquirido una especial capacidad de acción a lo largo de las décadas. Esto es especialmente importante para un Estado pequeño que tiene que reaccionar rápidamente a las cambiantes condiciones del marco internacional".

En cuanto a la pandemia, el Príncipe Heredero se refirió a los diversos retos que pueden surgir, como la llegada de variantes y mutaciones que pueden tener consecuencias en la vida cotidiana, como exigir nuevas restricciones. "Es fundamental que el mayor número posible de personas se vacune y que todos seamos disciplinados. Tomad medidas de precaución", ha instado el regente a los 39.000 habitantes del Principado.

El discurso completo puede descargarse en PDF pulsando aquí

Orígenes

Carlos I de Liechtenstein fue el primer miembro de la familia Liechtenstein que recibió el título de Príncipe del Sacro Imperio Romano Germánico de manos del Emperador Fernando II. También recibió el ducado de Jägerndorf como regalo de Fernando III. Antes de esto, la familia Liechtenstein ya no poseía ninguna tierra y no era una familia principesca. La Casa de Liechtenstein toma su nombre del castillo de Liechtenstein, al sur de Viena, que poseía desde el siglo XI. El miembro más antiguo conocido de la familia Liechtenstein es Hue de Liechtenstein, que murió en 1156. Sus descendientes poseyeron luego varios territorios a lo largo de los siglos, hasta que se quedaron sin territorio a principios del siglo XVII.

El país cumple 300 años

Antonio Florián de Liechtenstein, descendiente de Gundakar, hermano de Carlos I, era un príncipe sin territorio. Antonio Florián fue chambelán del emperador Leopoldo I y posteriormente del futuro emperador Carlos VI. Por sus buenos servicios, el emperador aceptó que Antonio Florián comprara el condado de Schellenberg y el de Vaduz, en 1699 y 1712. Unos años más tarde, en 1719, Carlos VI aceptó unificar los dos condados y convertir el territorio en un principado. El territorio recibió el nombre de su propietario, Liechtenstein. Desde aquel 23 de enero de 1719, Liechtenstein es un principado gobernado por la familia del mismo nombre. Como el príncipe Antonio Florián y sus sucesores trabajaban para el emperador, vivían en Viena sin haber pisado nunca su territorio. El primer soberano que vivió realmente en su país fue Francisco-José II, padre de Hans-Adam II, que fue Príncipe de Liechtenstein desde 1938.

La actual familia Liechtenstein no desciende del príncipe Antonio Florián. Esta rama se extinguió rápidamente, ya que su nieto Juan-Nepomuceno sólo tuvo dos hijas. El trono pasó al heredero masculino más cercano, José-Venceslao, cuyo padre era hermano de Antoine-Florian. La familia ampliada tenía contactos familiares con los condes de Urach y con la familia del Gran Ducado de Luxemburgo. El hermano de Hans-Adam, Nikolaus, se casó con Margarita de Luxemburgo, sobrina de los reyes Balduino y Alberto II de Bélgica y hermana mayor del actual Gran Duque Enrique.

Con motivo de la Fiesta Nacional y la celebración del 300º aniversario del Principado, el Príncipe Alois accedió a responder a una larga entrevista con un periódico suizo. El príncipe heredero Alois fue nombrado regente del país por su padre en 2004, cuando Hans-Adam sólo tenía 59 años. 

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes