España

La velada en el Teatro Real confirma la estrategia de Zarzuela: aumenta la presencia pública de la princesa Leonor y la infanta Sofía

Un dato simpático y poco conocido de la infanta: es una futbolera empedernida

La princesa Leonor y la infanta Sofía
photo_camera La princesa Leonor y la infanta Sofía.

El Día de la Madre es una fecha significativa en el conjunto de España, también en la Casa Real. Aprovechando que este año la festividad en la región de Madrid ha coincidido con el Día de la Comunidad -y que, por tanto, al día siguiente, al no haber clases, tampoco hay que madrugar-, Felipe VI y doña Letizia fueron con sus hijas a disfrutar de una velada musical en el Teatro Real. Allí estuvieron viendo y escuchando Peter Grimesópera de Benjamin Britten con Ivor Bolton en la dirección musical.

Últimas noticias


Los medios de comunicación pudieron ver a los cuatro miembros de la Familia Real juntos y sonrientes a la salida del teatro. Los reyes continúan administrando con prudencia la exposición pública de sus hijas, pero se percibe que cada vez cobran mayor protagonismo debido a su creciente edad.

El primer giro se produjo cuando La Zarzuela ofreció a los medios, sobre todo a las televisiones, escenas grabadas de la vida en la residencia familiar, incluyendo una comida de los cuatro. Y también el traslado en coche al colegio Rosales. Además, la imagen de las hijas de los reyes se ha ido convirtiendo en habitual en ocasiones como el desfile del 12 de octubre, y también en las fotografías familiares que se toman en verano, durante las vacaciones en Palma.

El pasado 22 de abril, las dos asistieron en Cartagena a la botadura del nuevo submarino español S-81 Isaac Peral, del que Leonor fue madrina. En cuanto a Sofía de Borbón y Ortiz, infanta de España, segunda hija de los reyes, acaba de cumplir 14 años este jueves, 29 de abril; y con ese motivo ha protagonizado espacios en los medios informativos, sobre todo en las televisiones.

En segundo plano

De las dos hermanas, quien se mantiene en un segundo plano más evidente es Sofía, dado que su hermana mayor suscita cada vez más interés por su condición de heredera del trono. Recientemente, Leonor protagonizó su primer acto en solitario, con ocasión del aniversario del Instituto Cervantes.

En el caso de Sofía, dio un primer paso en público cuando, junto a su hermana, participó en la lectura de El Quijote con motivo del Día del Libro, y después mandó un mensaje a los españoles sobre la situación que estamos viviendo debido al coronavirus.

La ausencia de la princesa Leonor el próximo curso, como consecuencia de la estancia en Gales, donde a partir de finales de agosto estudiará Bachillerato Internacional en el Atlantic College de los United World Colleges, posiblemente proporcionará a Sofía otras ocasiones para actuar en solitario.

Dos amigas

Leonor y Sofía lo comparten casi todo desde pequeñas, de forma que no solo son hermanas, sino también amigas. Así lo contaba a El Español la madre de una niña del Colegio Rosales que es compañera de curso de la princesa de Asturias.

Nosotros lo que vemos es que se llevan de maravilla. Se puede decir que las dos adolescentes son amigas. Se llevan muy poco. Alguna vez, hablando con su madre del tema, nos ha contado que ella con sus hermanas tenía esa misma relación, y que ha fomentado mucho la amistad entre sus hijas. Van juntas a todos lados y comparten aficiones. Eso no significa que sean iguales. De hecho, son bastante distintas”.

Más espontánea

Quienes las conocen, cuentan que Sofía es más espontánea que Leonor. Un reflejo de su forma de ser quedó plasmado en el vídeo citado de la Familia Real con motivo del 50 cumpleaños del rey. En él se pudo ver cómo la pequeña se reía a carcajadas de su hermana en el momento en el que ésta se quemaba con la sopa que su madre les había servido.

En otro momento, Sofía miraba fijamente a cámara, como si un ente extraño estuviera invadiendo su territorio, y fue su madre quien, entre risas, le reprendió con un cariñoso: “Sofía...”. Don Felipe tuvo también un instante de complicidad con su hija y le preguntó: “¿Y tú por qué te ríes tanto?”. Ella respondió de forma espontánea: “Es que me hace gracia”.

Una futbolera empedernida

Además de educación y juegos, las hermanas comparten el gusto por la música, el cine y el teatro. Pero Sofía se desvincula de Leonor en una de sus pasiones: el fútbol. Personas con acceso habitual a la residencia de los reyes y sus hijas han confirmado a Monarquía Confidencial ese aspecto singular y muy poco conocido.

Sofía es una futbolera empedernida, según esas fuentes. No solo le gusta ver el fútbol, sino que lo practica en el colegio y siempre que puede: juega y le gusta. Y, además, lo hace bastante bien. Explican que la hija menor de los reyes es muy movida, muy divertida. “Un huracán”, concluyen. Por el contrario, su hermana Leonor es más seria y callada.

Un partido en el Bernabéu

Tanto Leonor como Sofía asistieron a sendos partidos de fútbol en Madrid, encuentros internacionales, antes de la pandemia. Todo empezó cuando el profesor de gimnasia del Colegio Rosales, que es muy futbolero, comentó que iba a acudir a un partido. Entonces, las niñas plantearon en casa si ellas podían ir también. Los padres decidieron que sí, y que lo hicieran cuando asistiera su padre, acompañándole.

La decisión sobre a qué campo acudir cada una de ellas se tomó en función del calendario. El primer partido se celebraba en el Wanda-Metropolitano, y allí, por prelación de edad, asistió la mayor, la princesa Leonor. La elección no tuvo nada que ver con la afición por uno u otro equipo, si bien enseguida se dijo que era hincha del Atlético como su padre.

El segundo tuvo lugar en el Santiago Bernabéu, y a ese acudió Sofía, que lo pasó en grande durante el partido del Real Madrid. Según cuentan, estaba alucinada por lo que veía. Era la primera vez que acudía a un estadio, con público, en un partido oficial.

Y futbolista

En agosto de 2018, justo después de aterrizar del campamento americano al que Felipe y Letizia las enviaron durante dos veranos seguidos, la infanta contó ante la prensa, con entusiasmo, que allí había aprendido a jugar al Ga-Ga, “una especie de balón prisionero”, aclaraba el rey.

Porque, además de futbolera de afición, Sofía es futbolista practicante. El pasado 7 de agosto, la Familia Real llegó a Marivent en un Audi RS6 conducido por Felipe VI. Tres días después, en la primera aparición pública de los reyes y las infantas, Sofía sorprendió llevando una muleta en su brazo izquierdo y la rodilla derecha protegida por vendas y esparadrapos.

Zarzuela dio la versión oficial de que la infanta había sufrido un golpe por una caída, que obligó a darle cinco puntos de sutura. Poco después se supo que la herida se la había hecho jugando al fútbol en los jardines de Marivent, cuando se enfrentaba en el campo con uno de sus primos Urdangarin. De hecho, de esa herida le ha quedado a Sofía una cicatriz en la pierna, visible externamente.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?