España

Sánchez y Lesmes, protagonistas en los corrillos de la recepción con los reyes en el Palacio Real

2.500 invitados han participado en el besamanos en el Salón del Trono, que ha recuperado su formato tradicional tras dos años con restricciones por la pandemia

Tras dos años de pandemia, el desfile del Día de la fiesta Nacional ha vuelto a la normalidad. Aunque con anécdotas sonadas, como el retraso de Pedro Sánchez a la llegada de los Reyes a la plaza de Lima. 

Según fuentes consultadas por Monarquía Confidencial, tras dos horas de besamanos, es tradicional formar “corrillos” entre políticos y periodistas, antes de tomar el cóctel. Allí, los temas que se han tratado han sido los avances con respecto a la renovación del Poder Judicial. 

Por otro lado, Pedro Sánchez hacía esperar a los Reyes en el Rolls Royce mientras recibía pitos e insultos. De esta manera, actuaba con la misma “técnica” que el pasado año: apareciendo justo cuando el coche que transportaba a los Reyes enfilaba el Paseo de la Castellana para que los gritos contra él quedaran tapados por los aplausos y vivas a Don Felipe y Doña Letizia. 

Pero Sánchez ha apurado tanto que la comitiva real ha tenido que detenerse a escasos metros porque aún no estaba en su lugar para recibirles.

Besamanos multitudinario 

Los Reyes han recibido en el Palacio Real a la mбs alta representación institucional del país y a miembros de diversos sectores de la sociedad civil. Entre ellos, aquellos con los que don Felipe y doña Letizia se mantuvieron en contacto durante la pandemia como son el colectivo sanitario y de atención social. Solo en 2020, el año en que estalló la crisis del covid, se suspendió esta tradición de cada 12 de octubre. 

Más de 4.000 militares 

Han participado más de 4.000 militares, 150 militares y 84 aeronaves arropados por miles de ciudadanos que desde primera hora de la mañana han inundado con banderas de España el paseo de la Castellana.

Sánchez, abucheado 

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha llegado tarde este miércoles al desfile del 12 de octubre y ha hecho esperar a los Reyes, que han retrasado unos segundos su bajada del coche oficial para que el jefe del Ejecutivo se uniera a la comitiva que tenía que recibirlos.

A las 11.00 horas de este miércoles, en la plaza de Lima de Madrid estaban ya situados esperando a los monarcas la ministra de Defensa, Margarita Robles; el Jefe de Estado Mayor de la Defensa, almirante general Teodoro López Calderón; la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso; y el alcalde de la capital, José Luis Martínez Almeida; pero no Sánchez.

La megafonía ha anunciado entonces que la comitiva de los Reyes estaba ya realizando parte del recorrido por el paseo de la Castellana hasta la tribuna de honor. Cuando el coche oficial ha llegado a la plaza de Lima, se ha podido escuchar a los servicios de protocolo de Casa Real pidiendo que no se abrieran las puertas del coche porque el presidente no estaba.

Sánchez ha aparecido entonces en su coche oficial pocos segundos después --pasados unos minutos de las once de la mañana-- y ya entonces los Reyes han descendido del vehículo y dado inicio oficial a los actos.

El jefe del Ejecutivo ya recurrió a esta estrategia el año pasado para intentar hacer coincidir su llegada con la de los Reyes y evitar así los abucheos que tradicionalmente le dedican una parte de los ciudadanos. Sin embargo, este miércoles no ha calculado bien y ha obligado a los reyes a esperarle unos segundos.

En cualquier caso, el retraso del jefe del Ejecutivo no le ha librado de los pitos, abucheos e incluso insultos de una parte de la ciudadanía, que ha pedido a gritos su dimisión.

Ausencias sonadas 

Estas ausencias marcan un mensaje político que principalmente va dirigido al Rey. En este sentido, como viene siendo habitual, Pere Aragonès e Iñigo Urkullu no han asistido al desfile y aún siendo día festivo en todo el territorio nacional, ambos han proseguido con sus deberes institucionales. 

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?