España

Un rosario de madera y plata y el “cumpleaños feliz”: regalos a Felipe VI en Bagdad

Más de 500 militares españoles destinados en la capital iraquí se unieron para entonar el canto

Felipe VI, durante su visita a la base española ‘Gran Capitán’ en Besmayah (Irak).
photo_cameraFelipe VI, durante su visita a la base española ‘Gran Capitán’ en Besmayah (Irak).

Felipe VI visitó ayer a las tropas españolas en Irak, donde más de 300 efectivos se encuentran destinados para luchar contra el Daesh. La visita del rey no estaba reflejada en la agenda de la Casa Real y los propios soldados no supieron de la visita de Felipe VI hasta 48 horas antes de que el rey aterrizase en Bagdad.

El monarca aterrizó en la capital iraquí pasadas las seis de la mañana. Felipe VI viajó acompañado de la ministra de Defensa, Margarita Robles, y algunos mandos militares.

A su llegada a Bagdad, el rey fue recibido por el embajador de España en Irak, Juan José Escobar; el nuncio en Irak y Jordania, el arzobispo Alberto Ortega; la representante especial para Irak del Secretario General de las Naciones Unidas, Marta Ruedas, y el delegado de la Unión Europea en Irak, Tomás Reyes, entre otras autoridades.

El rey se trasladó al Bagdad Diplomatic Support Center (BDSC), donde mantuvo entrevistas con el Comandante de la Combined Joint Trask Force-Operation Inherent Resolve, el teniente general estadounidense, Paul J. Lacamera, y el jefe de la NATO Training and Capacity-Building Mission-Irak, el general de división canadiense, David Fortin.

A continuación, Felipe VI mantuvo un encuentro con los miembros del contingente español en el BDSC, a lo que les dio las gracias “por lo que hacéis y por cómo lo hacéis”. El rey definió el contingente como “un orgullo para todos los españoles”.

Reunión con el presidente iraquí

El rey pasó 10 horas en el país, durante las cuales mantuvo un encuentro en el Palacio Presidencial con el presidente de la República, Barham Salih. En la reunión, discutieron la situación geopolítica de la zona, así como la necesidad de medios y recursos para hacer frente a los refugiados sirios. El presidente regaló al rey un rosario musulmán típico de piedra iraní y plata.

Tras su reunión con Salih, el Rey se trasladó en helicóptero hasta la base española ‘Gran Capitán’ en Besmayah, donde se encuentra la mayor parte de las tropas españolas en Irak, más de 300 efectivos.

El rey recorrió el campamento militar para conocer sus actividades diarias. Tras la visita, el regimiento entero dedicó al rey un sentido “cumpleaños feliz”. “Parecía ensayado, qué buenas voces”, bromeó el rey.

Antes de emprender el regreso a Madrid, Felipe VI agradeció a los asistentes la “profesionalidad y mentalidad de ayudar” al pueblo iraquí y al español, el cual “os ve como los soldados de la democracia, la libertad y la paz”, según el rey.

La visita del rey fue la primera realizada por Felipe VI “como militar, rey y español” a la ciudad iraquí, y la segunda que realiza a un contingente de tropas españolas en el extranjero, tras la visita de 2015 al Líbano, donde se encuentra uno de los contingentes más numerosos en misiones en el exterior.  

Más de 500 soldados españoles en cuatro años

Desde 2014, más de 550 militares españoles han participado del adiestramiento en la lucha contra el Daesh. Este contingente forma parte de una coalición internacional integrada por 60 países y liderada por Estados Unidos.

La coalición internacional surgió en la cumbre de la OTAN celebrada en Gales en septiembre de 2014. Un mes después, se aprobó la participación de las Fuerzas Armadas españolas.

Tanto el Consejo de Seguridad de la ONU como la Unión Europea apoyaron esta misión, que se gestó como respuesta a una petición del Gobierno iraquí a la ONU para intentar frenar el avance del Daesh, que se estima que cuenta en Irak con un mínimo de 30.000 combatientes.

Las tropas destinadas en Irak entonan el cumpleaños feliz para Felipe VI (El Mundo). 

 
Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?