España

En cualquier tipo de acto oficial

El objetivo del protocolo de la Casa del Rey: “Hacer país”

Así lo explicó Alfredo Martínez Serrano, responsable de este ámbito en Zarzuela, en una conferencia que impartió en Murcia

Los reyes Felipe y Letizia, y al fondo Alfredo Martínez Serrano.
photo_cameraLos reyes Felipe y Letizia, y al fondo Alfredo Martínez Serrano.

En los actos oficiales que organiza la Casa del Rey se suele ver una figura discreta pendiente de que todo transcurra según lo previsto. Se trata del jefe de Protocolo de la Casa, Alfredo Martínez Serrano, que de forma excepcional explicó recientemente las claves de estas normas no escritas que rigen las apariciones públicas de la familia real.

Tras el relevo en la Corona de Juan Carlos I por Felipe VI, la jefatura de la Unidad de Protocolo de la Casa del Rey también sufrió en 2014 un cambio, de Cándido Creis pasó a ocuparla Alfredo Martínez Serrano: un diplomático que ya había sido segundo jefe de Protocolo en Zarzuela desde 2007 hasta 2012.

En estos tres años y medio de reinado, que don Felipe en su proclamación ya dijo que quería que fuera el de “una monarquía renovada para un tiempo nuevo”, muchos expertos han analizado los cambios en el protocolo del rey: en general, concluyen que, siempre dentro de las normas y la profesionalidad de la Casa, se ha relajado, mostrando mayor cercanía de los reyes y siendo más natural.

Sin embargo, pocas veces la explicación a los cambios en el protocolo la había dado el propio responsable de los mismos. Pero recientemente Alfredo Martínez Serrano los desgranó en una conferencia en Murcia, en el marco de las II Jornadas de Protocolo.

El protocolo, una disciplina para “hacer país”

Tal y como recoge el presidente de la Escuela Internacional de Protocolo, Gerardo Correas, en su blog, una de las ideas en la que insistió este alto cargo de la Casa del Rey es que el protocolo que rodea a la Corona tiene como objetivo conseguir “hacer país”.

Además, Alfredo Martínez Serrano declaró que el concepto de protocolo que maneja la Casa del Rey es el de protocolo “como disciplina”, que a su vez tiene que evolucionar y adaptarse para hacer frente a los nuevos retos sociales.

Ese concepto de protocolo como disciplina lo dividió en cuatro puntos desde los que se aborda este asunto en Zarzuela:

-- El protocolo como organización: metodología y planificación.

-- El protocolo como conjunto normativo: precedencias, legislación y regulación.

-- El protocolo como forma: ceremonial y etiqueta.

-- El protocolo como proyección de imagen: comunicación estratégica.

Las claves para organizar un acto

Martínez Serrano dejó varias frases destacadas en su intervención, como que “el protocolo es un medio y no un fin en sí mismo en la tarea del profesional”, y por lo tanto
el protocolo debe servir para conseguir el fin”.

Desgranó las cuatro preguntas clave que se debe hacer el organizador de cualquier acto: 1) ¿Por qué?; 2) ¿Qué?; 3) ¿Quién?; 4) ¿Cómo?. Y según lo acertado de la respuesta y cómo se aplique, el acto será o no un éxito.

Para el jefe de Protocolo de la Casa del Rey, la clave del éxito es “profundizar y tener claro el porqué del acto”. Para la monarquía, explicó que siempre se debe tener presente que es la Jefatura del Estado, la institución superior que garantiza la estabilidad del país, sin olvidar el otro punto básico de la unidad, la cohesión y la acción vertebradora que debe realizar la institución; y que la Casa del Rey es un órgano constitucional que ejerce unas funciones recogidas en la Carta Magna.

En base a estos conceptos se realizan los planteamientos de protocolo en la Casa del Rey, ya sean actos propios, actos oficiales externos, audiencias y encuentros, y viajes y visitas institucionales, que son las cuatro categorías en las que Alfredo Martínez Serrano dividió la actividad oficial de la Casa.

Por último, explicó el decálogo que a su juicio debe regir la actuación de los profesionales del protocolo, y que se puede percibir en el protocolo que sigue la monarquía de Felipe VI: 1) Claridad de ideas; 2) Flexibilidad; 3) Humanidad; 4) Solidez y rigor; 5) Coherencia y consistencia; 6) Capacidad de adaptación; 7) Trabajo en equipo; 8) El valor de la experiencia; 9) Adaptación al medio; y 10) Creatividad. 

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes