España

Medio millar de empresarios catalanes y vascos cierran filas con el rey

El Círculo de Economía movilizó a sus socios para que arroparan a Felipe VI en Barcelona durante la entrega de un premio al antiindependentista dueño de Perfumerías Puig

El rey entrega a Mariano Puig el reconocimiento a la trayectoria empresarial.
photo_cameraEl rey entrega a Mariano Puig el reconocimiento a la trayectoria empresarial.

Felipe VI decidió este lunes regresar a Cataluña para presidir un acto oficial en pleno juicio del procés y en señal de normalidad institucional. Aceptó entregar en Barcelona el “Premio Reino de España a la Trayectoria Empresarial” a Mariano Puig. Un gesto que provocó una gran movilización empresarial a favor del monarca.

El rey entregó al dueño de Perfumerías Puig, de 91 años, el galardón anual que concede el Círculo de Economía, el Círculo de Empresarios y el Círculo de Empresarios Vascos.

Los presidentes de las tres asociaciones, Juan José Brugera, John de Zulueta y Javier Ormazabal, acompañaron al monarca en un evento en el que la situación en Cataluña apareció en repetidas ocasiones.

Con una larga ovación y gritos de “¡viva el Rey!” recibieron este lunes a Felipe VI los centenares de ejecutivos que acudieron a la entrega del galardón a Puig en el Aula Magna del IESE Business School en Barcelona.

El “Premio Reino de España a la Trayectoria Empresarial” tiene como objetivo distinguir la carrera de un empresario relevante que haya contribuido al progreso y bienestar de la sociedad española.

Llamamiento a cerrar filas con el rey

Fuentes conocedoras de la organización del acto, a las que ha tenido acceso Confidencial Digital, revelan que el evento se planificó al detalle, en esta ocasión, para que las grandes compañías “cerraran filas” con el rey por la firmeza demostrada frente a los independentistas catalanes.

Comenzaron a organizarse después de que hace una semana, durante el Congreso Mundial del Derecho en Madrid, Felipe VI defendiera que “no es admisible apelar a una supuesta democracia por encima del derecho”.

Una idea que confronta claramente con el independentismo catalán, que contravino el ordenamiento jurídico para llevar a cabo una declaración de independencia en el Parlament y convocar después un referéndum ilegal para legitimarla.

Tuvieron en cuenta también que, desde el inicio del juicio del 1-O, el soberanismo ha intensificado su campaña de odio, difamación y desprestigio internacional de la democracia española. Una prueba de ese carácter violento es la movilización que los CDR han desplegado con la intención de boicotear la presencia de Felipe VI en el Mobile World Congress.

Conscientes de que el rey es el símbolo del Estado que los independentistas pretenden destruir, los ataques al monarca son cada vez más habituales, incluso desde instituciones como el Ayuntamiento de Barcelona. Citan la negativa de la alcaldesa Ada Colau a participar en la recepción al monarca en el Mobile como otro “grave desplante”.

Movilización general de todos los socios

Las fuentes consultadas por ECD explican que, desde el Círculo de Economía, se decidió movilizar a todos sus socios. La consigna fue abarrotar el aforo del Aula Magna del IESE en Barcelona para arropar a Felipe VI. Se contactó por teléfono personalmente con centenares de ejecutivos de la asociación empresarial catalana.

En su junta directiva figuran, entre otros, el presidente de CaixaBank, Jordi Gual; el consejero delegado del Banco Sabadell, Jaume Guardiola,; el presidente de Puig, Marc Puig; y representantes de los bufetes Roca y Cuatrecases, entre otros. El actual presidente es Juan José Brugera, que preside la inmobiliaria Colonial.

La misma ofensiva se puso en marcha desde el Círculo de Empresarios y el Círculo de Empresarios Vascos, hasta superar la cifra de 500 ejecutivos catalanes y vascos, que a las pocas horas de ser contactados confirmaron su asistencia al acto.

Rechazo a entregar el premio fuera de Cataluña

No se pasa por alto que el rey ha tenido que dosificar su presencia en Cataluña tras el impacto de su discurso del 3-O. Un ejemplo es que Zarzuela no había encontrado fechas en el último año y medio para un gran acto empresarial que debe presidir el rey: la entrega del Premio “Reino de España” a Mariano Puig.

El galardón fue anunciado en abril de 2017 y el año 2018 concluyó sin que Felipe VI pudiera haberle entregado el premio en Barcelona.

La Casa del Rey se ha resistido a celebrar la ceremonia fuera de Cataluña y ha anticipado a la élite empresarial catalana que habrá diversos actos del Jefe del Estado en Cataluña a lo largo de este año. Por ello, justifican, “había que cerrar filas con el rey”.

Puig, un empresario antiindependentista declarado

Por si esto fuera poco, los organizadores del evento tampoco han pasado por alto el perfil del galardonado. El dueño de la empresa de perfumes se ha pronunciado abiertamente en repetidas ocasiones en contra de la independencia de Cataluña.

Entre la clase empresarial catalana todavía se recuerda la intervención de Mariano Puig en el vigésimo congreso del Instituto de la Empresa Familiar, que se celebró en Toledo dos días después del referéndum independentista del 1-O.

Recibió una cerrada ovación de quinientos empresarios cuando se refirió a la grave crisis política que vive Cataluña. “Soy catalán, pero también me siento español. España es mi patria”. Y añadió: “En Cataluña hay un grave problema; queramos o no. Espero que entre todos, entre todos –repitió- seamos capaces de resolverlo”.

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable