España

Juan Carlos I descarta volver a vivir en La Zarzuela y sólo vendrá a España de visita

La Casa del Rey publica la carta que mandó a Felipe VI, en la que lamenta “acontecimientos pasados de mi vida privada”

El rey Juan Carlos, en la primera regata del Circuito Nacional de 6m de 2017 (Foto:María Muiña).
photo_camera El rey Juan Carlos, en la primera regata del Circuito Nacional de 6m de 2017 (Foto:María Muiña).

El rey Juan Carlos rompe su silencio y anuncia la decisión que ha tomado después de que la Fiscalía General del Estado archivara las investigaciones sobre posibles irregularidades en su patrimonio.

La Casa del Rey ha hecho pública una carta que don Juan Carlos ha enviado a Felipe VI desde Abu Dabi. En la misiva anuncia que “conocidos los Decretos de la Fiscalía General del Estado, por los que se archivan las investigaciones de las que he sido objeto, me parece oportuno considerar mi regreso a España”, si bien a continuación precisa que ese regreso no se producirá “de forma inmediata”.

Juan Carlos I acota los términos de su vuelta a España. En la carta al rey explica que prefiere, “en este momento, por razones que pertenecen a mi ámbito privado y que solo a mí me afectan, continuar residiendo de forma permanente y estable en Abu Dabi, donde he encontrado tranquilidad, especialmente para este período de mi vida”.

Su idea es volver “con frecuencia a España, a la que siempre llevo en el corazón, para visitar a la familia y amigos”.

Es decir, por el momento no anuncia que vuelva a vivir en nuestro país. Continuará en Abu Dabi, aunque visite de vez en cuando España. Hay que recordar que don Juan Carlos se marchó de España en agosto de 2020, y desde entonces no hay constancia de que haya pisado suelo español.

La carta deja en el aire si su decisión de permanecer por ahora en Abu Dabi puede cambiar. Lo deja caer al señalar que “tanto en mis visitas como si en el futuro volviera a residir en España, es mi propósito organizar mi vida personal y mi lugar de residencia en ámbitos de carácter privado para continuar disfrutando de la mayor privacidad posible”.

Eso descarta la posibilidad que se había barajado de que el padre de Felipe VI pudiera regresar al Palacio de la Zarzuela, o que se instalara en algún otro palacio o residencia vinculado a la Familia Real, de Patrimonio Nacional.

Uno de los últimos párrafos incluye lo que puede interpretarse como una disculpa o petición de perdón ante los movimientos millonarios en su patrimonio que se han conocido en los últimos años, y que no serán juzgados en España por haber prescrito, o por haberse producido cuando era rey y por tanto, gozaba de inviolabilidad:

-- “Soy consciente de la trascendencia para la opinión pública de los acontecimientos pasados de mi vida privada y que lamento sinceramente”.

Pero de inmediato este lamento se contrapone a una reivindicación de su papel como rey, sobre todo en la Transición de la dictadura de Franco a la democracia: “También siento un legítimo orgullo por mi contribución a la convivencia democrática y a las libertades en España, fruto del esfuerzo y sacrificio colectivo de todos los españoles”.

Juan Carlos I cierra su carta pidiendo a Felipe VI que haga pública la carta, “para conocimiento de todos los españoles y en la fecha que estimes oportuna”, y le expresa al rey, su hijo, su “lealtad, cariño y el orgullo inmenso que siento por ti”.

El comunicado de la Casa del Rey incluye, tras la carta de Juan Carlos I, un breve punto en el que señala que “Su Majestad el Rey [Felipe VI] respeta y comprende la voluntad de Su Majestad el Rey don Juan Carlos expresada en su carta”.

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes