España

La Guardia Real está publicando ilustraciones para hacer más llevadero el estado de alarma

Los dibujos de José Manuel Esteban muestran indicaciones para evitar contagios, mantener la moral alta y esforzarse en superar el aislamiento

La Guardia Real
photo_cameraLa Guardia Real

Esta semana, las noticias sobre los trabajos que desempeña la Guardia Real en el marco de la operación Balmis han ido acompañadas de un consejo que ha ilustrado el excepcional humorista gráfico, José Manuel Esteban.

Con la intención de hacer más llevaderos estos días de confinamiento domiciliario para muchos ciudadanos y de duras jornadas de trabajo para otros, la Guardia Real está publicando unas viñetas del puño de Esteban en las que han mostrado indicaciones para evitar contagios, mantener la moral alta y, sobre todo, convencernos de que, con el esfuerzo de todos, superaremos estos difíciles momentos, a pesar del gran sufrimiento que nos están causando.

La Guardia Real

Han inaugurado la serie con un dibujo que muestra la vocación de servicio de nuestra unidad que, en el quehacer diario, lo es a todos los españoles a través de la Corona, pero con su integración en las fuerzas participantes en Balmis se traslada a escenarios muy alejados de sus ámbitos habituales de actuación.

Mantén una sonrisa diaria

La segunda publicación fue un mensaje de ánimo para que con fuerza mantengas el aislamiento. En la Guardia Real tampoco es tiempo de selfis en grupo, ni de abrazos, ni de brindis con amigos. Se aumentan las distancias, se reducen los contactos, se congelan los cafés. Hay emociones contenidas y otras que se esconden bajo el uniforme, luchando por quedarse solo a flor de piel. Hablan los gestos, disponen las miradas, y las mascarillas atronan la voz: este virus lo paramos unidos.

Fuera de los tres acuartelamientos de El Pardo la vida sigue, con su nuevo formato. Inmersos en la operación Balmis, somos testigos de su mínima expresión. Nuestros hombres y mujeres desinfectan residencias de ancianos o áreas de hospitales y patrullan, a pie, a caballo o en vehículo, diversos barrios de la periferia y del centro de Madrid.

Durante la realización de estas últimas misiones se percibe la necesaria distancia social en la cola del pan, los supermercados o las farmacias. Lejos del debate de si debe ser de uno o de dos metros, nuestro estimado dibujante Esteban nos ilustra con lo que nunca debe faltar: una sonrisa. De las amables, de las que nos acercan cada día más.

 ¡Quédate en casa!

Los otros protagonistas del estado de alerta

La última publicación que se ha podido ver es sobre: "Los niños son los héroes que se quedan en casa. Todos recordamos cómo se mira la calle cuando no puedes pisarla."

"Es un hecho que en la Guardia Real no nos lavamos las manos estos días. Entiéndase bien. Si nos referimos a la acción de asearlas con una solución jabonosa o un producto desinfectante, sepan que lo hacemos con mucha frecuencia durante el horario de trabajo; para ello se han colocado estratégicamente diferentes preparados higiénicos y profilácticos en nuestras instalaciones.

Desde que el pasado 22 de marzo Su Majestad el Rey pusiera a disposición de la ministra de Defensa los efectivos y capacidades de la Guardia Real para integrarlos en la operación Balmis, la actividad diaria se ha multiplicado significativamente. Andamos muy ocupados batiéndonos el cobre contra el enemigo invisible mediante patrullas, apoyos logísticos y desinfección de residencias y otros establecimientos junto con el resto de Fuerzas Armadas y cuerpos de seguridad del Estado.

Pero hoy es día de tributar homenaje. En la viñeta que ilustra el maestro Esteban aparecen los grandes protagonistas del confinamiento doméstico: los héroes y heroínas que ven pasar los días a cámara lenta lejos de su rutina habitual.

Podemos observarlos asomados a las ventanas y a los balcones intentando tocar la calle con una mano y asiendo la mirada de los cien metros en la otra.

Sabemos qué piensan y cómo se sienten, pues todos pasamos antes por la aquella patria de la infancia. Ellos son nuestros locos bajitos a quienes —como apuntaba Serrat en su canción— nada ni nadie puede impedir que sufran ni que las agujas avancen en el reloj. Cuando todo pase, vivirán dos primaveras a la vez al otro lado del muro.

Vuelvan a escuchar la canción y se lavarán las manos con los niños de la viñeta. Con nosotros, por el momento, ya saben que no."

Lavarse las manos, la prevención más efizazMantén una sonrisa de distancia

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?