Felipe VI despejó dudas y evitó que pudieran acusarle de “poner la alfombra a Pedro Sánchez”

Zarzuela valoró la posibilidad de no designar candidato pero concluyó que suponía un serio riesgo de perder imparcialidad y de ganarse la enemistad del PSOE

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (i) y el Rey Felipe VI (d), durante el acto solemne de homenaje a la bandera nacional y desfile militar en el Día de la Hispanidad, a 12 de octubre de 2022, en Madrid.
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (i) y el Rey Felipe VI (d), durante el acto solemne de homenaje a la bandera nacional y desfile militar en el Día de la Hispanidad, a 12 de octubre de 2022, en Madrid.
  1. Un anuncio inmediato
  2. No poner la alfombra
  3. Una trampa
  4. Justificación
  5. Críticas a la decisión del rey
El Rey Felipe Vi recibe al secretario general del PSOE y presidente en funciones, Pedro Sánchez, en el Palacio de la Zarzuela.
El Rey Felipe Vi recibe al secretario general del PSOE y presidente en funciones, Pedro Sánchez, en el Palacio de la Zarzuela.

Horas después de que la presidenta del Congreso, Francina Armengol, anunciara que el rey había designado a Pedro Sánchez candidato a la investidura como Presidente del Gobierno, y de que el líder del PSOE declarase en rueda de prensa que había aceptado el encargo, la Casa del Rey publicó un comunicado para ‘explicar’ la decisión de Felipe VI.

En un largo texto, La Zarzuela exponía que Sánchez se había presentado voluntario para intentar la investidura, y añadía que el rey debe proponer sucesivos aspirantes, de acuerdo con lo que establece la Constitución.

Un anuncio inmediato

Algunos sectores de la derecha habían venido presionando, en las últimas anteriores, para que el rey no encargara a Pedro Sánchez formar Gobierno, y que dejará pasar los dos meses de plazo tras la primera votación de Alberto Núñez Feijóo sin designar candidato, lo que provocaría la disolución automática de las Cortes y la convocatoria de nuevas elecciones

El argumento de esos ambientes era que el previsible pacto de Sánchez con los independentistas, a cambio de su voto en la investidura (Ley de Amnistía, referéndum de autodeterminación), pondría en riesgo la unidad de España y el orden constitucional, tal como habían venido repitiendo también dirigentes de PP y Vox.

Sin embargo, Felipe VI no quiso dejar espacio para la duda y, nada más concluir la segunda ronda de consultas con los grupos parlamentarios, comunicó oficialmente su decisión de encargar a Sánchez que intentara la investidura.

No poner la alfombra

Según ha podido saber Confidencial Digital, de fuentes con acceso a La Zarzuela, la Casa del Rey valoró, en efecto, la posibilidad de no encargar de inmediato la investidura al candidato socialista. 

Sin embargo, concluyó que, aparte de lo que ordena la Constitución, con una decisión así, Felipe VI corría serio riesgo de perder la obligada imparcialidad, y, de rebote, ganarse la enemistad del PSOE, segundo partido del país.

Una trampa

Otro análisis que realizaron fue verlo como “una trampa”, porque no faltarían quienes proclamaran, desde distintos altavoces -incluidos posiblemente los que habían lanzado la propuesta-, que, con esa decisión, el monarca estaba colocando una “alfombra” a Pedro Sánchez.

Es decir, que, visto el atolladero en que se encuentra el Gobierno para conseguir el apoyo de sus socios independentistas, con la no designación había querido echarle una mano.

 

Justificación

Por ello, el objetivo de la nota que emitió La Zarzuela no era tanto informar de la decisión del rey, que ya había sido anunciada por la presidenta del Congreso, sino justificarla

Eso explica su longitud, más extensa que en el caso de la designación a finales de agosto de Núñez Feijóo como candidato, algo que ha llamado la atención de algunos analistas.

La Casa del Rey argumentó la decisión del rey diciendo que el líder del PSOE se había ofrecido a intentar la investidura, y que, según la Constitución, Felipe VI debe proponer sucesivos aspirantes

En ámbitos de Zarzuela admiten también a Confidencial Digital que se ha querido enfatizar que corresponde al Congreso de los Diputados, y no al jefe del Estado, elegir al presidente del Gobierno, otorgando o negando su confianza al aspirante.

Críticas a la decisión del rey

La decisión del rey de proponer a Sánchez para la investidura ha generado una oleada de críticas en las redes sociales

Así, en plataformas como X (el antiguo Twitter), hubo un buen número de usuarios inclinados a la derecha que recuperaron el hashtag de #FelpudoVI, que apareció tras los indultos del ‘procés’, e incluso, en los casos más extremos, reclamaban un referéndum sobre la monarquía y renegaban de Felipe VI.

Frente a los comentarios de estos usuarios, que se prodigaron en términos como “traidor” o “cobarde”otro sector, autoproclamado monárquico, salió en defensa de Felipe VI, recordando que el jefe del Estado se limitó a cumplir con el artículo 99 de la Constitución. 

Mientras, otro buen número de usuarios elucubraban con la paradoja de un posible regreso de la República gracias a la ultraderecha. Y entre todos convirtieron al rey en ‘trending topic’.

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, y la portavoz de EH Bildu en el Congreso de los Diputados, Mertxe Aizpurua, durante el pleno de investidura del líder del Partido Popular, en el Congreso de los Diputados.
El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, y la portavoz de EH Bildu en el Congreso de los Diputados, Mertxe Aizpurua, durante el pleno de investidura del líder del Partido Popular, en el Congreso de los Diputados.

Video del día

María Pombo, su familia y los secretos de 'Pombo':
"Es algo que todavía no se ha visto en España.
Portada
Comentarios
Envíanos tus noticias
Si conoces o tienes alguna pista en relación con una noticia, no dudes en hacérnosla llegar a través de cualquiera de las siguientes vías. Si así lo desea, tu identidad permanecerá en el anonimato