España

Conmemoración de un asalto carlista dirigido por el general Cabrera

El general carlista Cabrera y el castillo de Morella
photo_camera El general carlista Cabrera y el castillo de Morella

Ramón Cabrera es un personaje rutilante en la larga relación de las guerras civiles españolas. Su talento militar está fuera de duda. En toda nuestra historia no existe nadie que, como él, llegara en cinco años de simple seminarista a teniente general por méritos de guerra, sin haber cursado estudios militares.

En lo político, Cabrera es también un espécimen raro. Sus ideas evolucionaron por los desengaños, el exilio, las disensiones internas del carlismo y el contacto con la realidad política del entorno europeo, hasta terminar aproximándose a las de sus enemigos de antaño. Se negó a ser brazo armado del fanatismo inoperante.

Guerra sin piedad

Tras encarcelar y fusilar a la madre de Cabrera, este decretó la guerra sin piedad, con degüello de prisioneros. Fusiló de inmediato a cuatro mujeres vinculadas a los liberales, que retenía en su poder como rehenes. Una de ellas era esposa de un coronel. Otra era Cintia Fos, de 18 años, y se rumoreaba que Cabrera le había propuesto matrimonio.

A partir de ahí, la guerra cobró un cariz más salvaje y sanguinario, y el jefe carlista empezó a ser conocido como el Tigre del Maestrazgo. Los prisioneros que caen en su poder son fusilados, alanceados o muertos a bayonetazos, aunque hay que decir que los liberales tampoco se quedaban muy atrás en cuanto a derramamiento de sangre.

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?