España

En plena etapa de actos oficiales

Juan Carlos I interrumpirá su agenda del 80º cumpleaños por una operación

Vuelve a pasar por el quirófano cinco años después para operarse de un problema que arrastra desde hace tiempo: la prótesis de su rodilla derecha

Juan Carlos I, a la salida del hospital tras el accidente en Bostuana.
photo_cameraJuan Carlos I, a la salida del hospital tras el accidente en Bostuana.

El rey emérito tiene que interrumpir su agenda el próximo mes de abril para someterse, una vez más, a una operación. Esta vez es para solucionar un problema que tiene en la prótesis de su rodilla derecha que le pusieron en el año 2011 por un desgaste articular que sufría desde hace años. Fue en noviembre de 2013 la última vez que don Juan Carlos pasó por el quirófano para operarse de la cadera. 

Don Juan Carlos tendrá que volver a pasar por el quirófano por decimoquinta vez para someterse a una operación en la prótesis que lleva en su rodilla derecha. Justo cuando el rey emérito estaba cobrando protagonismo en la agenda oficial de la Familia Real con muchos actos por su 80 cumpleaños, tendrá que interrumpirla. Será operado el próximo mes de abril y luego necesitará un tiempo de reposo para recuperarse. 

El rey emérito tenía la agenda repleta de actos. Incluso estaba volviendo a retomar sus viajes al extranjero, como el que hizo la semana pasada a Chilela ceremonia de transmisión de mando al presidente electo, Sebastián Piñera. 

Fue en junio de 2011 cuando los médicos le tuvieron que poner una prótesis en la rodilla derecha y ahora tienen que retocársela por los problemas de movilidad que le está causando. Le implantaron esta prótesis hace siete años para calmar el desgaste articular que sufría desde hace tiempo. Y es que en 1991, el rey emérito sufrió una rotura en la tibia esquiando. 

La rodilla no es la única parte del cuerpo de la que Juan Carlos I ha tenido que ser operado. En 2013 fue la última vez que pasó por quirófano por un tema de cadera. Es la zona de su cuerpo que más problemas le ha dado. Se la rompió un año antes, en 2012, durante una cacería en Botsuana por un movimiento brusco. En 2010, además, le extirparon un tumor benigno en el pulmón derecho.

Todas las operaciones a las que se ha sometido el rey emérito han sido por su afición deportiva. Y es que se ha dañado otras muchas partes del cuerpo practicando sus deportes favoritos a lo largo de su vida: tórax, muslo, antebrazo, manos o nariz, entre otras.

 
Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?