El confidente de la corte

La sombra del racismo en Buckingham era alargada

La Casa Real Británica prohibió a las minorías étnicas desempeñar funciones administrativas, aunque sí les estaban permitidas tareas de servicio doméstico

La reina Isabel II.
photo_camera La reina Isabel II

Los cortesanos de la Reina prohibieron a los "inmigrantes de color o extranjeros" desempeñar funciones administrativas en la Casa Real Británica al menos hasta finales de la década de 1960, según la documentación histórica difundida en exclusiva por el diario inglés The Guardian, que reavivan el debate sobre la Familia Real Británica y la cuestión racial.

Los documentos también arrojan luz sobre cómo el Palacio de Buckingham negoció las controvertidas cláusulas —que siguen vigentes hasta hoy— que eximen a la Reina y a su Casa de las leyes que impiden la discriminación por raza y sexo.

Los documentos fueron descubiertos en los Archivos Nacionales como parte de la investigación que está llevando a cabo The Guardian sobre el uso por parte de la Familia Real Británica de un arcano procedimiento parlamentario, conocido como Consentimiento de la Reina, para influir en secreto en el contenido de las leyes británicas.

Revelan cómo en 1968 el director financiero de la reina informó a los funcionarios de que "no era, de hecho, la práctica de nombrar a inmigrantes de color o extranjeros" para puestos administrativos en la Casa Real Británica, aunque sí se les permitía trabajar como empleados domésticos.

No está claro cuándo terminó la práctica. El Palacio de Buckingham se negó a responder a las preguntas sobre la prohibición y cuándo fue revocada. Dijo que sus registros mostraban el empleo de personas de minorías étnicas en los años 90. Añadió que, antes de esa década, no mantenía registros sobre el origen racial de los empleados.

Exenciones de la ley

En la década de 1960, los ministros del Gobierno Británico trataron de introducir leyes que hicieran ilegal negarse a emplear a una persona por motivos de su raza o etnia.

La Reina ha permanecido personalmente exenta de esas leyes de igualdad durante más de cuatro décadas. La exención ha hecho imposible que las mujeres o las personas de minorías étnicas que trabajan para su casa puedan reclamar ante los tribunales si creen que han sido discriminadas.

En un comunicado, el Palacio de Buckingham no negó que la Reina haya sido eximida de las leyes, añadiendo que tiene un proceso separado para escuchar las quejas relacionadas con la discriminación. El Palacio no respondió cuando se le preguntó en qué consistía este proceso.

La exención de la ley entró en vigor en la década de 1970, cuando los políticos pusieron en marcha una serie de leyes de igualdad racial y sexual para erradicar la discriminación.

Los documentos oficiales revelan cómo los funcionarios del Gobierno británico en la década de 1970 se coordinaron con los asesores de Isabel II en la redacción de las leyes.

Los documentos probablemente volverán a centrar la atención en la relación histórica y actual de la Familia Real Británica con la cuestión racial. Gran parte de la historia de la familia está inextricablemente ligada al Imperio Británico, que subyugó a pueblos de todo el mundo. Algunos miembros de la Familia Real Británica también han sido criticados por sus comentarios racistas.

En marzo, la Duquesa de Sussex, primer miembro mestizo de la familia, dijo que había tenido pensamientos suicidas durante su estancia en la Familia Real, y alegó que un miembro de la familia había expresado su preocupación por el color de la piel de su hijo. La acusación obligó a su cuñado, el príncipe Guillermo, a declarar que la familia real "no era en absoluto" racista.

El Consentimiento de la Reina

Algunos de los documentos descubiertos por The Guardian se refieren al uso del consentimiento de la Reina, un oscuro mecanismo parlamentario a través del cual la monarca concede permiso al parlamento para debatir leyes que le afectan a ella y a sus intereses privados.

El Palacio de Buckingham dice que el proceso es una mera formalidad, a pesar de las pruebas contundentes de que la Reina ha utilizado repetidamente el poder para presionar en secreto a los ministros para que modifiquen la legislación que no le gusta. Los documentos recién descubiertos revelan cómo se utilizó el procedimiento de consentimiento de la Reina para influir en secreto en la elaboración del proyecto de ley de relaciones raciales.

En 1968, el entonces ministro del Interior, James Callaghan, y los funcionarios del Ministerio del Interior parecen haber creído que no debían solicitar el consentimiento de la Reina para que el Parlamento debatiera el proyecto de ley de relaciones raciales hasta que sus asesores estuvieran convencidos de que no se podría hacer valer contra ella en los tribunales.

En aquel momento, Callaghan quería ampliar las leyes de discriminación racial del Reino Unido, que sólo prohibían la discriminación en los lugares públicos, para que también impidieran el racismo en el empleo o en servicios como la vivienda.

Una propuesta clave del proyecto de ley era el Consejo de Relaciones Raciales, que actuaría como Defensor del Pueblo para las quejas por discriminación y podría iniciar procedimientos judiciales contra las personas o empresas que mantuvieran prácticas racistas.

"No es la práctica nombrar a inmigrantes de color”

En febrero de 1968, un funcionario del Ministerio del Interior, T.G. Weiler, resumió el progreso de las discusiones con Lord Tryon, el guardián de la bolsa privada, responsable de la gestión de las finanzas de la Reina, y otros cortesanos.

Tryon, escribió, les había informado de que el Palacio de Buckingham estaba dispuesto a cumplir la ley propuesta, pero sólo si gozaba de exenciones similares a las previstas para el servicio diplomático, que podía rechazar a los solicitantes de empleo que hubieran residido en el Reino Unido durante menos de cinco años.

Según Weiler, Tryon consideraba que el personal de la Casa de la Reina se encuadraba en uno de los tres tipos de funciones: "a) los puestos superiores, que no se cubrían mediante anuncios ni mediante ningún sistema abierto de nombramiento y que presumiblemente se aceptarían como ajenos al ámbito de aplicación del proyecto de ley; b) los puestos administrativos y otros puestos de oficina, para los que no era, de hecho, la práctica nombrar a inmigrantes o extranjeros de color; y c) los puestos domésticos ordinarios para los que se consideraba libremente a los solicitantes de color, pero que en cualquier caso estarían cubiertos por la exención general propuesta para el empleo doméstico.

"Les preocupaba especialmente", escribió Weiler, "que si la legislación propuesta se aplicaba a la Casa de la Reina, por primera vez sería legalmente posible criticar la Casa. Mucha gente ya lo hace, pero esto tiene que ser aceptado y está en una base diferente de una disposición legal".

En marzo, el Palacio de Buckingham estaba satisfecho con la ley propuesta. Un funcionario del Ministerio del Interior señaló que los cortesanos "estaban de acuerdo en que el camino estaba ahora abierto para que el secretario de Estado buscara el consentimiento de la Reina para poner su interés a disposición del Parlamento a los efectos del proyecto de ley".

La redacción de los documentos es muy significativa, porque sugiere que Callaghan y los funcionarios del Ministerio del Interior creían que podría no ser posible obtener el consentimiento de la Reina para que el Parlamento debatiera la ley de igualdad racial a menos que la monarca tuviera asegurada su exención.

Como resultado de esta exención, la Junta de Relaciones Raciales a la que se encomendó la tarea de investigar la discriminación racial enviaría cualquier queja del personal de la Reina al ministro del Interior en lugar de a los tribunales.

En la década de 1970, el gobierno introdujo tres leyes para contrarrestar la discriminación racial y sexual en el lugar de trabajo.

En general, los denunciantes estaban facultados para llevar sus casos directamente a los tribunales, pero al personal de la Casa Real se le impedía específicamente hacerlo, aunque la redacción de la prohibición era lo suficientemente vaga como para que el público no se diera cuenta de que el personal de la monarquía estaba exento.

Un funcionario señaló que la exención de la Ley de Discriminación por Razón de Sexo de 1975 había sido "aceptable para el Palacio, en gran medida porque no señalaba explícitamente a las personas empleadas por Su Majestad a título personal para que fueran objeto de una excepción especial", al tiempo que las excluía de su ámbito de aplicación.

La exención se extendió hasta la actualidad cuando en 2010 la Ley de Igualdad sustituyó a la Ley de Relaciones Raciales de 1976, la Ley de Discriminación por Razón de Sexo de 1975 y la Ley de Igualdad Salarial de 1970.

En 1990, el periodista Andrew Morton informó en el Sunday Times de que "nunca ha habido un rostro negro en los escalones ejecutivos del Servicio Real: la Casa y los funcionarios" e "incluso entre el personal administrativo y doméstico, sólo hay un puñado de contrataciones de minorías étnicas".

Al año siguiente, el investigador de la realeza Philip Hall publicó un libro, Royal Fortune, en el que citaba una fuente cercana a la Reina que confirmaba que no había cortesanos no blancos en los rangos más altos del palacio.

En 1997, el Palacio admitió a The Independent que no estaba llevando a cabo una política recomendada oficialmente de control del número de personal para garantizar la igualdad de oportunidades.

Un portavoz del Palacio de Buckingham señaló: "La Casa Real y el soberano cumplen las disposiciones de la Ley de Igualdad, en principio y en la práctica. Esto se refleja en las políticas, procedimientos y prácticas de diversidad, inclusión y dignidad en el trabajo dentro de la Casa Real".

"Cualquier queja que pueda plantearse en virtud de la ley sigue un proceso formal que proporciona un medio para escuchar y remediar cualquier queja". El Palacio no respondió cuando se le preguntó si el monarca estaba sujeto a esta ley.

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes