lehendakari
Monarquía Confidencial

La mano del rey a un lehendakari pro etarra

"Fue un instante. Ella sonreía. Él también. Él le hizo un comentario, "adiós y buen viaje", y ella asintió, siempre sonriente".