Opinión

Su Majestad Pedro Sánchez

El presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez (4i), saluda al hasta ahora secretario de Estado de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana y presidente de Enaire Pedro Saura (2d), a su llegada a la inauguración de la línea de AVE Madrid-Murcia, en la estación de tren Chamartín-Clara Campoamor, a 19 de diciembre de 2022, en Madrid (España).
photo_camera El presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez (4i), saluda al hasta ahora secretario de Estado de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana y presidente de Enaire Pedro Saura (2d), a su llegada a la inauguración de la línea de AVE Madrid-Murcia, en la estación de tren Chamartín-Clara Campoamor, a 19 de diciembre de 2022, en Madrid (España).

Atenerse al protocolo constituye una de las obligaciones elementales de cualquier alto cargo. Muchos de ellos, además, suelen tener a su lado un asesor o experto que les aconseja sobre actitudes, momentos, situaciones y comportamientos. Incluyendo, por supuesto, sobre la indumentaria.

Por eso mismo, las detalles, o falta de detalle, en este materia, son algo más que un fallo. Detrás suele haber un modo de ver las cosas, un juicio sobre personas e instituciones, y hasta un mensaje deliberado. Además de, casi todas las veces, una falta de educación.

Citaba más arriba la indumentaria porque, recientemente, el presidente del Gobierno mereció fuertes críticas desde ámbitos militares, y singularmente desde la Legión, por haberse presentado en el Líbano, a visitar a las tropas españolas desplegadas en la misión de la ONU, vestido informalmente, con pantalones vaqueros. Fue interpretado como una falta de respeto hacia los legionarios.

Y ha sido también objeto de intensas crítica por su desconsiderado gesto de caminar por delante del rey Felipe VI durante los actos de inauguración del AVE Madrid-Murcia. No solamente eso, sino que se anticipó a saludar a las autoridades que aguardaban en el andén, y accedió al tren en primer lugar.

El protocolo estatal marca que, en los actos del rey, la prioridad es del Jefe del Estado. Resulta algo perfectamente conocido por las autoridades, a todos los niveles, y, desde luego, por los jefes de protocolo, que, si hiciera falta, así lo avisan a los respectivos señoritos.

Por ese motivo, los analistas interpretaron que, no es que Pedro Sánchez no supiera cuál tenía que ser su posición, sino que protagonizó deliberadamente un gesto que buscaba colocar al monarca en segunda posición, ya que él se adjudicaba la primera.

Sánchez volvió a repetir ese comportamiento durante la Pascua Militar. Un detalle que, o no fue percibido por los periodistas, o bien se ha omitido en las crónicas del acto.

Nada más llegar los reyes al Patio de la Armería, donde saludaron a los altos cargos presentes, de camino hacia el podio desde el que Felipe VI tenía que escuchar el himno nacional, el presidente del Gobierno empezó a caminar por delante, aunque enseguida se corrigió y se colocó detrás.

Pero ocurrió de nuevo en el Salón del Trono. Al terminar los discursos de Margarita Robles, primero, y del rey, después, correspondía trasladarse a la sala donde se serviría el vino de honor. Sin aguardar a los reyes, el presidente del Gobierno se dirigió directamente a la salida y entró el primero, con los monarcas a continuación.

Lo ocurrido fue presenciado por algunos altos cargos de la Casa del Rey, que mostraron en su cara la sorpresa y desconcierto que les estaba produciendo el desplante, aunque, por supuesto, se mantuvieron impertérritos.

Todo indica que Sánchez no admite fácilmente que haya alguien ‘por encima’ de él. Se trata de algo que también ocurrió con otros presidentes del Gobierno, como fue el caso de José María Aznar. Pero es que en el actual caso parece que está dispuesto a que se note.

Por lo visto, no le importaría hasta quitarle el rango al monarca, y coronarse él. Como “Su Majestad Pedro Sánchez”.

Con antecedentes como los descritos, y visto el personaje, se entiende que el rey ande con pies de plomo. Es un gesto de supervivencia.

editor@elconfidencialdigital.es

Más en Twitter

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?