Opinión

Habla el rey

El rey se ha dirigido a la nación con motivo del COVID19
photo_camera El rey se ha dirigido a la nación con motivo del COVID19

Por segunda vez desde que accedió al trono, en junio de 2014, Felipe VI se ha dirigido a los españoles de una manera excepcional, no sé si hasta solemne.

Cierto es que todos los años habla a sus conciudadanos con ocasión de la Navidad, pero esta vez era otra cosa. Como ya ocurrió aquel 3 de octubre de 2017.

Si entonces el motivo fue el grave desafío planteado por el intento de romper España trazado por el independentismo catalán, ahora ha sido otro gran, reto imprevisto y de enormes consecuencias: la pandemia por coronavirus que está desarbolando el país.

Se trata, desde luego, de dos situaciones extremas. Porque hoy afrontamos una emergencia nacional, que ha puesto a España al borde del desastre, y que, lamentablemente, aún no ha alcanzado el nivel máximo de gravedad.

Iniciado el desafío separatista catalán, muchos echaban de menos una comparecencia del monarca, de forma que en algunos círculos críticos llegaron a llamarle “el desaparecido”. ¿Dónde está el rey?, preguntaban. Y algo parecido comenzaba suceder ahora.

Aquellos y estos son tiempos de liderazgos, en los que los españoles necesitan sentirse protegidos y gobernados. Y la voz del rey se había convertido en imprescindible.

En el caso de aquel 3-O, Felipe VI salió a las televisiones por propia iniciativa, llevando casi a rastras el entonces presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. Esta vez lo ha hecho también con el permiso de La Moncloa, aunque espero que hasta con su visto bueno, porque hoy para Sánchez todas las ayudas van a ser pocas.

Lo de Cataluña supuso un duro coste para la figura del monarca. En Cataluña y en el País Vasco no se lo han perdonado. Allí, el apoyo a la monarquía se ha derrumbado. Pero Felipe VI no tenía más remedio. No haber dado la cara, y en el sentido en que lo hizo, habría resultado mucho peor.

Ahora, el rey ha saltado a las televisiones pocos días después de haber adoptado una decisión enormemente dura para él en lo personal, pero igualmente imprescindible si quería mantener el prestigio de la institución. Ha hablado también con la ‘autoridad’ que le otorga haber repudiado a su padre, por las cuentas en el extranjero y las supuestas comisiones.

La palabra que más ha utilizado Felipe VI en su alocución de ayer es “todos”. Lo que ha hecho es convocar a todos a derrotar el coronavirus. Todos y juntos.

[email protected]

Más en Twitter

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes