Opinión

Felipe VI 'tira' de liderazgo

El rey Felipe VI en su discurso de Navidad
photo_camera El rey Felipe VI en su discurso de Navidad

El mensaje navideño de Felipe VI se ha producido en un escenario especialmente complicado, todavía con un Gobierno en funciones, una investidura en marcha, y con la herida de Cataluña más abierta que nunca, precisamente porque uno de los destinatarios de la negociación es Esquerra, a lo que se suma la sentencia de los tribunales europeos.

El rey intentó poner buena cara, mantener el tipo, pero sabe bien que se avecina un Gobierno no precisamente favorable a la monarquía, puesto que estará integrado por tres partidos ‘republicanos’: uno de tradición histórica, como el PSOE, y los otros dos promotores de la demanda de cambio de modelo de Estado, Podemos y Esquerra, este último además independentista.

La alocución navideña del monarca no ocultó los problemas que afronta el país. No trató de engañar a nadie. Citó las divisiones, la falta de cohesión social, junto con la desconfianza de los ciudadanos en las instituciones, un asunto este ultimo particularmente grave, que suele reflejarse en las encuestas del CIS, que sitúan a los políticos entre las primeras preocupaciones de los españoles.

Y, por supuesto, el problema Cataluña, que es la gran hemorragia que amenaza con desangrar el país, y que, por si faltara algo, se ve acentuada porque el candidato a presidente está negociando con uno de los artífices y causantes del problema, con Esquerra. Y no sabemos qué está entregando a cambio de que le permita la investidura. Como he escrito anteriormente, me temo lo peor.

A pesar de todo eso, Felipe VI lanzo una mensaje de confianza… en los españoles (no en los políticos). Desgranó todo lo que hemos hecho como pueblo, como  colectividad, de qué hemos sido capaces, cuáles han sido y son nuestras fortalezas, y lanzó un llamamiento a la confianza, al esfuerzo común, a no tirar la toalla, en la seguridad de que saldremos adelante.

En un momento en que faltan propuestas motivadoras, en el que incluso faltan líderes, el rey ha salido a la palestra para encabezar el movimiento de recuperación. Se ha puesto el primero, al frente de ese pueblo que, unido, como reclamó, puede ser capaz de sacar adelante el país.

Ponderó los valores de la nueva sociedad alcanzada, entre los que destacó el “deseo de concordia”, que ha derribado muros de intolerancia y rencor que habían marcado nuestra historia. Y también la “voluntad de entendimiento”, de integrar nuestras diferencias dentro de la Constitución. Aquí se mojó, hablando de una Constitución que “reconoce la diversidad” territorial y al mismo tiempo “preserva la unidad”. Mensaje a los independentistas catalanes y a todos.

“Superaremos los desafíos”, dijo Felipe VI. Confiemos en nosotros mismos, en España, “mantengámonos unidos en los valores democráticos que compartimos, sin divisiones ni enfrentamientos”.

Vayamos todos juntos, resumió el rey, y yo el primero. Este país postrado necesita liderazgos claros, y uno de ellos está en Felipe VI, como se escuchó en el mensaje de Navidad de este año.

[email protected]

Más en Twitter

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?