Imprimir

Los reyes podrán usar regalos que no tengan valor histórico

MonarquiaConfidencial | 17 de mayo de 2016

La familia real, el día de la proclamación de Felipe VI.
La familia real, el día de la proclamación de Felipe VI.

En un gesto inédito de transparencia, la Casa del Rey publicó hace unas semanas una lista completa de los regalos que recibieron los miembros de la familia real a lo largo del año 2015. Entre los obsequios hay desde una espada y una menoráh (candelabro sagrado judío) para Felipe VI hasta pendientes para la reina Letizia y peluches para Leonor y Sofía.

Cumpliendo la normativa sobre los regalos institucionales que pueden aceptar los miembros de la familia real, la casa detalló los obsequios que habían recibido los reyes Felipe y Letizia, las infantas Leonor y Sofía y los reyes Juan Carlos y Sofía.

Se trata de los regalos institucionales: es decir, no los personales, sino los que han recibido en el marco de actividades oficiales, en eventos públicos o viajes oficiales, así como los que envían al Palacio de la Zarzuela personas e instituciones.

Ninguno de esos regalos pueden exceder “los usos habituales, sociales o de cortesía”, para no comprometer la dignidad de sus funciones institucionales.

La Casa del Rey formó una comisión con Patrimonio Nacional para determinar qué hacer con cada uno de los regalos. El objetivo es disponer con cada obsequio en qué categoría encaja dentro de la normativa que rige en la casa real.

De esta forma, la Casa y los expertos de Patrimonio Nacional tendrán sobre todo que dilucidar si el objeto en cuestión tiene un valor histórico o no.

En la primera categoría podrían entrar cuadros, esculturas, placas, monedas conmemorativas, medallas de distintas instituciones, y objetos tan llamativos como una copia de la espada del emir Abdelkader, o un rifle de metal labrado que los reyes Abdalá y Rania de Jordania regalaron a Felipe VI durante su visita a España.

Este tipo de regalos podrán ser expuestos en museos y palacios de Patrimonio Nacional, si se considera que tienen interés “histórico, artístico o científico”, e incluso podrían decorar alguna estancia oficial del Palacio de la Zarzuela u otras residencias de la Corona.

Criterios: la normativa aprobada y el sentido común

Y en el otro lado están los objetos “que tienen carácter fungible, carecen de valor histórico, artístico o científico, o cuyo valor económico es irrelevante”. Aunque todavía no se ha decidido esta separación, cabe señalar que hay algunos regalos de la lista publicada por la Casa del Rey que podrían entrar en esta categoría.

Sobre estos regalos, la comisión podrá decidir el destino que resulte más adecuado a su naturaleza, lo que podrá incluir que lo puedan usar los miembros de la familia real a los que se les regaló. Siempre de acuerdo con el “sentido común” y siempre que sean sin valor histórico y con valor económico irrelevante.

A priori, se pueden apuntar algunos obsequios que podrían entrar en esta categoría: por ejemplo, la reina Letizia recibió prendas de ropa y complementos, como collares, pulseras, pendientes, anillos, colgantes, fulares, bolsos, pañuelos, blusas, echarpes...

El rey Felipe también recibió algunas corbatas y gemelos y una equipación deportiva militar de la Brigada Paracaidista, mientras que para sus hijas Leonor y Sofía llegaron libros, peluches, bolígrafos, sudaderas, puzzles y mochilas. Eso sin olvidar el pack de DVD de la serie ‘Juego de tronos’ que Pablo Iglesias, líder de Podemos, le entregó a Felipe VI en el Parlamento Europeo.

Eso sí, algunos de estos objetos que parecen menos “artístico”, también podrían incorporarse a Patrimonio Nacional si los expertos consideran que tienen algún valor histórico.

Puede ver este artículo en la siguitente dirección https://monarquia.elconfidencialdigital.com/articulo/espana/reyes-podran-regalos-valor-historico/20160514001850012371.html


© 2019 Monarquía Confidencial

Todos los derechos reservados. Esta información es para el uso exclusivo de los lectores de Monarquía Confidencial. No está autorizada su difusión ni citando la fuente. Publicaciones Confidenciales. C/Naranjo 3, 1º Dcha 28039 Madrid. Teléfono:  +34 91 445 96 97