Imprimir

Felipe de Borbón, el vicerrey

Monarquía Confidencial | 05 de marzo de 2013

La nueva operación del monarca y la consiguiente baja médica, de por lo menos dos meses y quizá de hasta seis, va a suponer que don Juan Carlos reducirá totalmente la actividad externa, y por tanto tendrá que suplirle el príncipe Felipe. No es la primera vez.

Hay que recordar que, como ya se ha explicado, el príncipe representará a su padre pero no le sustituirá. Es decir, que asumirá algunas funciones, básicamente de representación y protocolo, pero no realizará su trabajo propiamente dicho porque Felipe de Borbón no será rey. Ni siquiera rey en funciones.

O sea, que, en concreto, no asumirá las funciones que el artículo 62 de la Constitución atribuye al monarca, como la sanción de las leyes o, por supuesto, el mando supremo de las fuerzas armadas.

Podrá presidir actos oficiales y cenas de gala, actuar como anfitrión en visitas extranjeras, incluidos jefes de estado, acudir a viajes como máximo representante de la familia real... pero nada más

Sin embargo, estos dos a seis meses de baja médica de don Juan Carlos representan otra oportunidad, no buscada, para ese conveniente rodaje del príncipe. Y sobre todo van a permitir que se le visualice mucho más al frente de altos cometidos del Estado, con su intenso protagonismo oficial. Ambas cosas no le vendrán mal para el futuro, para cuando le toque convertirse de verdad en rey.

Mientras tanto, sigue siendo el heredero. Ni rey en funciones, ni tampoco vicerrey que diría Fidel Castro.

Puede ver este artículo en la siguitente dirección https://monarquia.elconfidencialdigital.com/opinion/author/Felipe-Borbon-vicerrey/20130305112400021762.html


© 2020 Monarquía Confidencial

Todos los derechos reservados. Esta información es para el uso exclusivo de los lectores de Monarquía Confidencial. No está autorizada su difusión ni citando la fuente. Publicaciones Confidenciales. C/Naranjo 3, 1º Dcha 28039 Madrid. Teléfono:  +34 91 445 96 97