Ultima_hora

La mujer y la madre de 'Luisito', asesinado en Madrid por una guerra familiar, no comparecen en juicio por "miedo"

La mujer y la madre de Luis Romero Durán, asesinado a tiros el 6 de abril de 2018 en plena calle del distrito de Chamberí, no han comparecido este viernes en el juicio a pesar de estar citadas por "miedo a represalias".

MADRID, 3 (EUROPA PRESS)

La mujer y la madre de Luis Romero Durán, asesinado a tiros el 6 de abril de 2018 en plena calle del distrito de Chamberí, no han comparecido este viernes en el juicio a pesar de estar citadas por "miedo a represalias".

La Audiencia de Madrid continúa con la vista contra Javier y Guillermo F. F., quienes afrontan una petición fiscal de 31 años de cárcel, mientras que la familia de la víctima lo eleva a 36 años. Para el otro hermano, Juan Fernández F., se piden 9 años y 9 meses de cárcel como cooperador necesario del crimen.

La Sala tenía previsto tomar durante la sesión de esta mañana la testifical a la madre y a la mujer, quienes el día del crimen manifestaron a los agentes de la Policía Nacional que fueron los acusados al quedar descubiertos sus rostros durante el forcejeo. Ya en comisaría, se negaron a hablar por miedo a represalias. Desde entonces, están huidas de la Justicia.

Sendas familias enfrentadas, los Romero y los Fernández, pertenecen a los mercheros o quinquis, una etnia propia y que no se les identifica como medio payos, medio gitanos.

El asesinato de Luisito, de 31 años, se produjo tres días antes del juicio en el que el fallecido y varios familiares iban a ser juzgados por la muerte del padre de los hermanos Fernández, ocurrido en 2015 en un polígono de Arroyomolinos. Un año más tarde, murió asesinado un tío de Luisito en Móstoles de dos tiros en la cabeza.

Minutos antes de recibir los disparos, 'Luisito' acababa de tener una cita en el despacho de Marcos García Montes para preparar la vista oral. Nada más salir y acompañado por sus padres, fue acribillado a tiros. Murió en el acto.

En la primera sesión, la abogada de la acusación particular, la letrada Carlota Garrido, ya avanzó que ni la mujer ni la madre aparecerían en el juicio, ya que actualmente se encuentran en paradero desconocido por las amenazas de muerte que sufrieron tras el crimen.

Entre los mercheros, rige al igual que entre los gitanos la denominada 'ley del silencio'. Ya el padre del fallecido, que cumple prisión por el crimen de su consuegro, manifestó ante el tribunal que no vio a los asesinos de su hijo y que tal solo pudo ver cómo moría en sus brazos.

"Yo fui testigo de cómo mi hijo murió en el suelo", manifestó tras jurar que iba a decir la verdad. "Fuimos a tomar un refresco y mi hijo salió a fumar. Escuché los disparos y le vi muerto. Me quedé impactado, en shock. No les llegue a ver a los asesinos", agregó.

También ha comparecido este viernes uno de los testigos protegidos que presenció los hechos al encontrarse en el número 3 de la calle Fernando el Católico.

Según su relato, escuchó un disparo y vio a un hombre tendido en el suelo tras ser disparado por dos hombres por la espalda. Tras ello, vio cómo los matones se metían en un vehículo y huían del lugar.

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable