Tribuna Libre

El rey Juan Carlos pidió perdón

El rey Juan Carlos, don Felipe y Leonor.
photo_camera El rey Juan Carlos, don Felipe y Leonor.

Al día siguiente de conocerse la carta de don Juan Carlos a su hijo anunciando un regreso temporal y esporádico a España, Pedro Sánchez ha aprovechado el avión oficial, y el viaje a Letonia montado con el fin de visitar a los militares españoles, para reclamar explicaciones al rey emérito.

“Debe una explicación a los españoles”. Tiene que aclarar -insistió- toda la información que hemos ido conociendo, que se recoge en el informe de la Fiscalía y que retrata una serie de conductas reprobables, cuando menos. “Yo no me voy a meter en el cómo, es él el que tiene que decidir cómo”, ha remachado.

Parece claro que la frase de la carta a su hijo, “soy consciente de la trascendencia para la opinión pública de los acontecimientos pasados de mi vida privada y que lamento sinceramente”, resulta insuficiente. Pero de ahí a emplazarle a presentar unas excusas públicas va un trecho.

Por cierto, que esa dura declaración de Pedro Sánchez ha merecido no pocos ecos en redes sociales. Por ejemplo este comentario en Twitter: “El mismo Sánchez que no da explicaciones sobre Delcy Rodríguez, ni sobre el plagio de su tesis, ni sobre su abuso del Falcón, ni sobre los ERE de su partido, ni sobre la niñera de su ministra, ni el rescate de Plus Ultra, etc., se las pide al Rey Juan Carlos. Todos sabemos por qué”.

Las ministras de Podemos se han desmelenado, políticamente hablando, al pedir que el rey emérito comparezca ante una comisión parlamentaria. Ahí es nada.

A propósito de disculpas y explicaciones, cabría recordar que don Juan Carlos las pidió y las dio tras el suceso de la cacería en Botsuana y del accidente que sufrió allí.

España, un país en el que prácticamente nadie se excusa, y menos aún si son políticos o personajes públicos, asistió a la novedad de ver a un rey pedir perdón.

Ocurrió cuando le dieron de alta tras el accidente. Al salir del hospital, don Juan Carlos declaró ante las cámaras: Lo siento mucho. Me he equivocado. No lo haré más.

Volviendo a la carta, el rey emérito ha anunciado a su hijo que regresa a España. Matiza que “no será de inmediato”, pero está claro que piensa volver. Ha precisado que el lugar de su residencia es “en este momento” Abu Dabi.

Ha dicho que a partir de ahora viajará “con frecuencia” a España. ¿Para qué? “Para visitar a familia y amigos”.

Y ofrece una garantía “si en el futuro volviera a residir en España”: que no se instalará en una residencia oficial, sino en una privada. Lo que descarta La Zarzuela, el Palacio Real, el del Pardo, y cualquier otro edificio vinculado a la Familia Real y al Patrimonio Nacional.

¿Residencias que puede utilizar? Además de casa de la infanta Elena, tiene muchos amigos. Está la mansión de Pedro Campos que utiliza en Sanjenjo. Y las de quienes aportaron dinero (cuatro millones) para la regularización con Hacienda.

Hay que decir que todo lo que se esta escenificando con la carta esconde una decisión acordada con La Zarzuela, que ha pilotado palabra por palabra la redacción del texto.

Lo anunciado responde, al pie de la letra, a las exigencias planteadas por Felipe VI y su equipo a don Juan Carlos: no domicilio en España (por ahora), estancias no permanentes, no hay vuelta a La Zarzuela, limitación a ámbitos privados.

Esa aceptación de todas las condiciones demuestra, una vez más, que don Juan Carlos no quiere poner ningún obstáculo nuevo a su hijo. No quiere crear más dificultades de las que ya le ha provocado en el pasado.

Don Juan Carlos quiere volver a navegar, y todo apunta a Sanjenjo, donde tiene atracado su barco, el Bribón, con el que intentará participar en regatas de la clase 6MR, en la que se proclamó campeón del mundo.

Durante este mas de año y medio fuera de España, ¿qué otra actividad ha echado de menos especialmente? La caza. Y por eso, algunas de esas venidas se producirán cuando comience la temporada..

La primera visita no parece que vaya a ser inmediatamente, pero todo apunta a que se producirá en torno a la Semana Santa. Y entonces, por mucho que se intente la discreción, habrá máxima cobertura mediática. La presencia del emérito será seguida con el máximo interés, sobre todo por las televisiones.

editor@elconfidencialdigital.com

Más en Twitter

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?