Reino Unido

Felipe de Edimburgo alcanza su estancia hospitalaria más larga en su vida

La familia real asegura que se trata de una leve infección, pero el marido de Isabel II no saldrá del hospital como mínimo hasta la semana que viene

El duque de Edimburgo, al volante de su Land Rover.
photo_camera El duque de Edimburgo, al volante de su Land Rover.

La dolencia que mantiene a Felipe de Edimburgo en el hospital Eduardo VII de Londres desde hace una semana aparenta ser más grave de lo que quiere reconocer la familia real. Felipe, de 99 años de edad, ingresó en el complejo hospitalario para un simple chequeo, siempre de acuerdo con las informaciones que el equipo de comunicación de Windsor trasmitió a los medios británicos.

Sin embargo, el marido de Isabel II va camino de superar los 11 días de hospitalización que vivió en 2013, cuando los médicos tuvieron que intervenir para realizar una operación en su abdomen. La casa de los Windsor no ha querido comunicar más detalles del estado de salud del consorte de Isabel II, aunque se descarta que tenga coronavirus. Tanto la reina Isabel II como él han sido vacunados a principios de año, autorizados por Downing Street, con la vacuna que se produce en las instalaciones de Oxford-Astra Zeneca, de fabricación británica. 

El príncipe, de 99 años de edad, fue ingresado en el hospital Eduardo VII de Londres el pasado martes "por precaución", aunque su localización y estado no fueron anunciados hasta la jornada siguiente. Su hospitalización, realizado con discreción, no fue considerada una urgencia. Los médicos del centro londinense esperaban que Felipe continuase en planta hasta la semana pasada. Sin embargo, todavía no se atreven a darle de alta, sea cual sea la dolencia que padece en estos momentos. Portavoces del hospital aseguraron entonces que su cuadro médico "era favorable".

La última vez que el marido de la reina fue ingresado en un hospital fue durante de las navidades de 2019, cuando fue tratado en el mismo hospital por un problema médico ya conocido por los profesionales sanitarios. Felipe fue dado de alta rápidamente y pudo pasar sus Navidades en Sandringham con el resto de la familia real.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?