Reino Unido

Felipe VI y doña Letizia encabezarán la representación española en el funeral de Isabel II

Los reyes ya acompañaron a la reina de Inglaterra en el entierro de su marido, el duque Felipe de Edimburgo

Después de que durante la tarde de ayer, la casa real británica anunciara el fallecimiento de la reina Isabel II, los jefes de estado de los distintos países europeos han seguido muy pendientes el desenlace. De esta manera, Felipe VI y doña Letizia se desplazarían a la capital británica para asistir al funeral de la reina. Ambos ya acompañaron a Isabel II en el entierro de su marido, el duque Felipe de Edimburgo hace apenas un año.

Don Juan Carlos

Por otro lado, aunque no hay confirmación, Juan Carlos I podría mandar, de forma privada, sus condolencias. Este mensaje se puede producir por la relación que ambos monarcas tenían, ya que el duque de Edimburgo y Doña Sofía eran primos. Además, como afirma la periodista Rosa Villacastín: "Él puede ir y dar el pésame y marcharse", ha confesado la periodista, dejando claro que a pesar de tener un juicio abierto en Londres esto no le impediría acudir porque no le han llamado a juicio. "El duque de Edimburgo era primo de la reina Sofía y él con la reina Isabel II tenía muy buena relación", ha recordado.

Única vez en España 

Sólo estuvo una vez en España, con motivo de la visita de Estado que protagonizó junto con su esposo, Felipe de Edimburgo, en octubre de 1988, invitados por los reyes Juan Carlos y Sofía, aunque durante su reinado trató de fomentar la relación entre los dos países a través de los lazos personales que le unían a la familia real española. Lilibet, como los Borbones siempre la han llamado de manera cariñosa, ejerció de anfitriona en sendas visitas de alto nivel tanto de don Juan Carlos y Sofía en abril de 1986 como de los reyes Felipe y Letizia en julio de 2017, como gesto de reciprocidad de la única vez que pisó España.

Ésta, el duque de Edimburgo, don Juan Carlos y doña Sofía son tataranietos por distintas ramas de la reina Victoria, abuela a su vez de Victoria Eugenia de Battenberg, quien pasó a ser reina tras su matrimonio con Alfonso XIII, además de ser años después la madrina de Felipe de Borbón. Un hecho que también recordó Isabel II en la cena de gala ofrecida a Felipe VI en 2017, como el que su abuelo, don Juan de Borbón, sirviera para la Marina británica, donde terminó sus estudios de marino.

La afinidad entre ambas familias fomentada por Isabel II sólo ha estado enturbiada por el contencioso de Gibraltar, que impidió que los reyes Juan Carlos y Sofía asistieran a la boda del príncipe Carlos y Diana de Gales en 1981 ante la decisión de la familia real británica de comenzar en Gibraltar su viaje de novios, que justificó en que se trataba de un viaje privado. La española fue la única casa real europea en no asistir al enlace, en el momento más complicado que ha tenido la relación entre los Borbones y los Windsor.

Unión Monárquica de España manda un telegrama 

Desde la asociación monárquica española han decidido también mostrar sus condolencias a la casa real británica por el fallecimiento repentino de la reina. Así lo ha confirmado su presidente, Joaquín Corominas, quien ha mandado un vídeo a nuestro diario de personas afines a la asociación que se encuentran en los alrededores de Buckingham Palace. 

 

Operación Unicornio

Unicornio, así se llama la operación secreta diseñada en el caso de que Isabel II muriera, como ha ocurrido, en Escocia. Está prevista la suspensión temporal del Parlamento hasta el funeral y el posterior traslado del féretro en un tren especial desde el castillo de Balmoral hasta el Palacio de Holyrood en Edimburgo.

El féretro será luego trasladado a la cercana catedral de St Giles, en la milla real de la capital escocesa, donde miles de personas podrían acudir a rendir su tributo final. Un día después, los restos mortales viajarán de nuevo en un tren real desde la estación de Waverly a King Cross en Londres. La Reina podría ser enterrada junto a su esposo Felipe de Edimburgo en la cripta de la capilla de San Jorge, en el castillo de Windsor.

En el momento en que el féretro con la Reina llegue a Londres la Operación Unicornio da el testigo a la Operación Puente de Londres (London Bridge). 

‘Operation London Bridge’ 

Bajo el nombre en clave ‘Operation London Bridge’ (Operación Puente de Londres), el operativo recoge los pasos a seguir en las horas y días posteriores al fallecimiento de la monarca más longeva de la historia del país.

Concretamente, el protocolo detalla la manera exacta en la que Gran Bretaña debe actuar ante la muerte de su jefa de Estado en los 10 días posteriores a su activación. 

El día del fallecimiento se denomina en los documentos 'Día D' y las jornadas siguientes 'D+1', 'D+2', y así sucesivamente. Además, el Gobierno británico decretaría nueve días de luto oficial en el Reino Unido. Durante los ocho primeros, se celebrarían las procesiones ante el féretro (se prevén incluso datos como que más medio millón de personas podrían llegar presentar sus respetos). Y en el noveno, el Big Ben haría sonar su campana con un tono más solemne de lo habitual a las 9.00. Dos horas después, daría comienzo el funeral en la Abadía de Westminster, que sería retransmitido mundialmente. Una vez finalizado el acto religioso, el cadáver de la reina sería trasladado hasta Windsor, donde quedaría enterrado en la cripta real del castillo.

Jubileo de Platino 

El Reino Unido se preparó para un fin de semana de desfiles, fiestas y oraciones para celebrar el Jubileo de Platino de la Reina Isabel II. La ocasión marcaba los 70 años en el trono de la monarca. Pero detrás de las celebraciones oficiales, se esconde el deseo de demostrar que la familia real sigue siendo relevante tras siete décadas de cambios.

"La monarquía se elige, así que la única forma en que un monarca puede demostrar su aceptación social no es a través de las urnas, sino de que la gente que se vuelque con ellos en las calles", explica Robert Lacey, historiador asesor de la exitosa serie de televisión de Netflix "The Crown″. "Si el monarca aparece en el balcón y saluda y no hay nadie, eso es un juicio bastante definitivo sobre la monarquía”, sentencia.

Últimas apariciones

La reina Isabel II aparecía por última vez en una reunión en Balmoral con la nueva primera ministra británica, Liz Truss. La reina Isabel II permanecía en su residencia veraniega del castillo de Balmoral, en Escocia, en lugar de desplazarse a Londres para recibir en audiencia a la nueva primera ministra, como es habitual, debido a los problemas de movilidad que sufría desde hace meses.

Un día después, el miércoles, suspendía la reunión prevista con su Consejo Privado por la recomendación médica de guardar reposo. Se trata de uno de los encuentros regulares de la jefa de Estado con políticos y asesores de alto nivel.

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable