Reino Unido

Felipe de Edimburgo se sometió a un control de alcoholemia después de su accidente

El test, al que también se sometió la conductora del otro vehículo implicado, dio negativo en ambos casos

Felipe de Edimburgo, al volante de su Land Rover.
photo_cameraFelipe de Edimburgo, al volante de su Land Rover.

Felipe de Edimburgo, marido de la reina Isabel II de Inglaterra, sufrió un accidente de tráfico leve este jueves. No salió herido, al contrario de las ocupantes del otro vehículo implicado.

La policía de Norfolk ha confirmado que el duque de Edimburgo pasó por un control de alcoholemia a raíz del accidente, que resultó negativo, así como la conductora del otro vehículo, con el mismo resultado.

“Salió por su propio pie” 

El príncipe conducía un Range Rover en los alrededores de Sandringham, la finca donde la familia real británica suele pasar las vacaciones de Navidad. El vehículo del príncipe acabó volcado al intentar evitar el choque con el otro automóvil.

Las dos ocupantes del otro vehículo, un sedán, presentaron heridas leves y recibieron el alta hospitalaria el mismo día. Testigos del accidente notaron que el duque salió “temblando” de su vehículo, aunque “por su propio pie”. El duque de Edimburgo no salió herido, según fuentes de Windsor, así como tampoco resultó herido el tercer pasajero del sedán, un bebé. 

Retirado desde 2017

Felipe, nacido en la isla de Corfú en 1921, está retirado de la vida pública desde agosto de 2017. El pasado mes de abril tuvo que someterse a una operación de cadera en un hospital de Londres

Su última aparición pública tuvo lugar el pasado 12 de octubre, en la boda de su nieta Eugenia de York, hija de su hijo Andrés. Su ausencia en la tradicional misa de Navidad el pasado 25 de diciembre disparó las alarmas sobre el estado de su salud, pero la casa real británica negó que el príncipe estuviera enfermo. 

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable