Otras Casas Reales

Visita a Nápoles y Roma del jefe de la Casa Real de Borbón-Dos Sicilias

El duque de Calabria pasó dos días en la capital del antiguo reino, donde visitó el panteón de los reyes de los que desciende

Pedro de Borbón-Dos Sicilias, en la catedral de Nápoles.
photo_cameraPedro de Borbón-Dos Sicilias, en la catedral de Nápoles.

Tras la muerte del infante Carlos de Borbón-Dos Sicilias y Borbón-Parma en octubre de 2015, Pedro de Borbón-Dos Sicilias y Orleans asumió el título de duque de Calabria y la jefatura de la Casa Real de Borbón-Dos Sicilias, dignidades que también reivindica su primo Carlos de Borbón-Dos Sicilias, duque de Castro.

Desde esa fecha, el duque de Calabria ha viajado con cierta frecuencia a los territorios que hasta la unificación italiana formaron el Reino de las Dos Sicilias, como son Nápoles y la isla de Sicilia.

Hace unos días, Pedro de Borbón-Dos Sicilias volvió a estas tierras de Italia. Pasó dos días en Nápoles y uno en Roma.

Invitado por el Real Círculo Francisco II de Borbón

El duque de Calabria había sido invitado por el Real Círculo Francisco II de Borbón, que toma su nombre del último rey de las Dos Sicilias, destronado en 1861. Acompañado Carlos Bárcena, embajador de España, y del cónsul general en Nápoles, José Luis Solano, acudió a visitar el Teatro de San Carlos de Nápoles, donde entregó una placa y donde disfrutó del ballet “La dama de las camelias”.

La jornada del 18 de septiembre terminó con una cena de Pedro de Borbón-Dos Sicilias con miembros del Real Círculo Francisco II de Borbón. El duque entregó una serie de diplomas a los nuevos miembros de esta asociación, y también distinguió como caballero honorario de la Sacra y Militar Orden Constantiniana de San Jorge al pintor ruso Oleg Supereko.

En la velada, el presidente del círculo, Paolo Rivelli, pronunció un discurso de bienvenida al duque de Calabria, del que destacó el vínculo que mantiene con el sur de Italia, y la importancia de las raíces cristianas y la cultura y tradición del antiguo Reino de las Dos Sicilias.

Festividad de San Jenaro

El 19 de septiembre se celebra el Nápoles la festividad de su patrón, San Jenaro. La Casa Real de Borbón-Dos Sicilias tiene devoción por este santo, y de hecho Pedro de Borbón-Dos Sicilias es gran maestre de la Real e Insigne Orden de San Jenaro.

Ese día el duque de Calabria acudió a la misa por el patrón en la catedral de Nápoles, donde pudo besar el relicario que contiene los viales con la sangre de San Jenaro, obispo mártir del siglo IV. Todos los 19 de septiembre la sangre del santo se licua, y los responsables de la catedral destacaron que coincidiendo con la llegada de Pedro de Borbón-Dos Sicilias a Nápoles la tarde del día anterior, la sangre había empezado a licuarse de forma inusualmente intensa.

Fue la primera vez que Pedro de Borbón-Dos Sicilias ostentó el collar de gran maestre de la Orden de San Jenaro ante las reliquias del santo.

El duque de Calabria recibió en la catedral el saludo de cientos de personas, muchas de las cuales aplaudieron de forma espontánea cuando el cardenal arzobispo de Nápoles mencionó su nombre en la homilía.

Durante la ceremonia religiosa, Pedro de Borbón-Dos Sicilias estuvo acompañado del alcalde de Nápoles y del presidente de la región de Campania.

Tras salir de la catedral, el duque de Calabria recorrió el centro histórico de Nápoles. Por sus calles y callejones saludó a viandantes, se hizo fotos y visitó varios comercios con solera.

Tras almorzar, acudió un hospital infantil de Nápoles, donde como gran maestre de la Sacra y Militar Orden Constantiniana de San Jorge hizo entrega de una donación de material para el centro sanitario.

Después acudió a visitar la Real y Pontificia Basílica de Santiago de los Españoles, un templo histórico de Nápoles para cuya restauración ha aportado ayuda económica la Orden Constantiniana de San Jorge.

La siguiente parada fue especialmente simbólica, ya que Pedro de Borbón-Dos Sicilias pasó por el Convento de Santa Clara, donde se encuentra el panteón de los reyes de las Dos Sicilias. Allí el duque de Calabria depositó una corona de flores y rezó en silencio durante unos minutos.

Terminó el día en el popular barrio de Rione Sanità, donde el jefe de la casa real de las Dos Sicilias cenó y charló con vecinos y viandantes.

Misa en Roma

El último día del viaje a Italia Pedro de Borbón-Dos Sicilias lo pasó en Roma. Allí entregó el Premio Francisco II de Borbón a la DGS SpA, una empresa tecnológica.

También visitó la Iglesia del Espíritu Santo de los Napolitanos, donde veneró otra reliquia de San Jenaro y asistió a una misa solemne en honor de los miembros fallecidos de la Casa Real de Borbón-Dos Sicilias.

Durante todo este viaje por Italia, el duque de Calabria estuvo acompañado por caballeros de la Orden Constantiniana de San Jorge, como el duque Diego de Vargas Machuca, marqués de Vatolla y presidente de la Real Comisión de dicha Orden para Italia, y de caballeros de San Jenaro, como el conde Vincenzo Capasso Torre, conde delle Pàstene, el príncipe y marqués Maurizio Ferrante Gonzaga di Vescovato, el embajador Giuseppe Bonanno, príncipe de Linguaglossa, y don Alessandro de los condes Mariotti Solimani.

Para los que apoyan el periodismo de exclusivas

Confidencial Digital publica noticias exclusivas, que solamente se leen en estas páginas. Y ha creado una comunidad de amigos, Somos ECD, a quienes además se ofrece otras informaciones más, para que sean lectores mejor informados aún, junto con varios servicios y ventajas. Súmate a este proyecto periodístico incorporándote a Somos ECD.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?