La nobleza

La Orden Militar de Caballería de Alfonso XIII sacraliza su pendón mayor maestral

El estandarte incluye partes de un manto del bisabuelo de Felipe VI, y se sostiene sobre un mástil de siglo XIV

photo_camera Fotografía: Real Consejo de la Soberana Orden Militar de Caballería de Alfonso XIII, Iuliana Dragoi.

El Real Consejo de la Orden Militar de Alfonso XIII celebró el 2 de febrero una ceremonia para bendecir y consagrar su enseña principal, el Real Pendón Mayor Maestral. Para ello reunió su capítulo en la Basílica Pontificia de San Juan de Dios de Granada.

La misa comenzó a las 19:30, y fue oficiada por el rector de la basílica, Fray Juan José Hernández Torres, que es también Pro Capellán Mayor de la Orden Militar de Alfonso XIII.

Los caballeros asistentes salieron en procesión desde la sacristía hasta ocupar los sitiales de la sillería coral, entorno al altar mayor. Presidió el capítulo frey Liberto López de la Franca y Gallego, gran maestre y gran mariscal general, junto a frey Xulio-César González y Álvarez, gran-canciller, y frey Enrique-Rafael Salinas y Cuadrado, acompañados de Chantal-Henriette-Myriam Noël Dumont, camarera maestral y doncella principal de Nuestra Señora Santa María de los Torneos, actuando como madrina del acto.

Fotografía: Real Consejo de la Soberana Orden Militar de Caballería de Alfonso XIII, Iuliana Dragoi.

Asistieron distintas autoridades, como Rafael Caracuel y Cáliz, diputado del Partido Popular en el Parlamento de Andalucía; Francisco Javier Arteaga y Manzano, teniente coronel jefe de operaciones de la Guardia Civil; Alberto Peña López, secretario de la Diputación de Granada por Vox; Mónica Rodríguez Gallego, concejal en el Ayuntamiento de Granada por Vox, así como otras personalidades.

Asistió una representación del Real Consejo de la Orden Militar de Alfonso XIII, tanto de las Dignidades Supremas como de los Consejeros-Ministros.

Fotografía: Real Consejo de la Soberana Orden Militar de Caballería de Alfonso XIII, Iuliana Dragoi.

El Pendón Mayor Maestral ocupaba su lugar destacado sobre el presbiterio del altar mayor, y a sus pies sobre un almohadón se podía ver la espada del Conde de Gormaz y Conde de Oviedo, que fue en tiempos la última espada de Rodrigo Díaz de Vivar, y sobre esta acomodada la bengala de mando o férula maestral de Gran Mariscal General de la Orden de Alfonso XIII.

Fotografía: Real Consejo de la Soberana Orden Militar de Caballería de Alfonso XIII, Iuliana Dragoi.

En esta ceremonia de unción, consagración y bendición del Real Pendón Maestral, fue elegido un rito antiguo y solemne, no utilizado desde hace siglos. El ministro celebrante tomó asiento en la cátedra, colocada delante de la mesa del altar mayor, donde el Gran Maestre llevó el mástil-lanza del siglo XIV, del cual pende el estandarte hecho con tela de sarga, y bordada en grande la venera con la cruz flordelisada azur en ambas caras de la enseña, y anclada por su lado derecho de la jareta de enfunde, con tres alamares provenientes de un manto-habito-capitular que fue del rey Alfonso XIII, así como su propio cíngulo de pureza con sus borlas, adaptados como remos al mismo, y en unión de un cíngulo utilizado desde 1939 a 1958 por el Papa Pío XII, coronado por la parte superior de un yelmo-celada del siglo XVIII, con su conopeo y umbela de armas.

En dos rituales litúrgicos, con oraciones en latín, fue consagrado solemnemente el pendón. El gran maestre enarboló el pendón en alto y lo rindió ante el Santo Sepulcro de San Juan de Dios y el ministro celebrante. El pro capellán y rector con su báculo pisó el centro del Real Pendón, culminando así la ceremonia del Ritual Romano, confiriéndole su sacralización canónica absoluta como Pendón Mayor de la Real Imperial y Soberana e Ínclita Orden Militar de Caballería de Alfonso XIII.

Fotografía: Real Consejo de la Soberana Orden Militar de Caballería de Alfonso XIII, Iuliana Dragoi.
Fotografía: Real Consejo de la Soberana Orden Militar de Caballería de Alfonso XIII, Iuliana Dragoi.

El pendón fue colocado en su plinto de soporte y anclado sobre un capitel del siglo XVII, único vestigio que logró salvarse de un retablo mayor de un templo español profanado durante la guerra civil, y adaptado para este fin.

Al final de la ceremonia, el gran maestre entregó a la camarera maestral una joya, dada como presente y donada por los Borbones descendientes directos del rey Alfonso XIII, con motivo de los actos conmemorativos de su fallecimiento.

Fotografía: Real Consejo de la Soberana Orden Militar de Caballería de Alfonso XIII, Iuliana Dragoi.

Se trata de una antigua perla barroca de tamaño grande, procedente de los mares del sur, engastada en un bisel de plata. Fue presentada en una caja de taracea, obra del artesano granadino Manuel Morillo, y la alhaja pasa desde ese momento al tesoro de la Patrona de orden, Nuestra Señora Santa María de los Torneos.

Este acto cierra los actos de conmemoración de la celebración del 75º aniversario del fallecimiento en su exilio de Roma del rey Alfonso XIII, que murió en febrero de 1941.

Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable