La nobleza

El emblema militar que nació en una residencia de la Casa de Orleans

El Ejército del Aire recuerda el aniversario del nacimiento de su insignia, el ʻrokiskiʼ

Emblema del Ejército del Aire, el  ʻrokiskiʼ.
photo_cameraEmblema del Ejército del Aire, el ʻrokiskiʼ.

Este martes, 16 de abril, el Ejército del Aire ha celebrado el 106 aniversario de la creación del emblema del Cuerpo Militar. El llamado ʻrokiskiʼ surgió de un diseño propuesto por Beatriz de Orleans, esposa del infante Alfonso de Orleans y Borbón.

En 1913 se reconoció el nuevo Servicio de Aeronática Militar. El nuevo Cuerpo Militar necesitaba un emblema propio, para sustituir al Cuerpo de Ingenieros del Ejército, que contaba con un departamento de aviación. Esta necesidad fue satisfecha en el domicilio del Infante Alfonso de Orleans, primo de Alfonso XIII, en una reunión en la que también estuvieron presentes la esposa del Infante, Beatriz de Sajonia, el coronel Vives y los oficiales pilotos Kindelán y Herrera.

La infanta fue la que aportó la idea que se convertiría en el diseño final. El emblema, definido en el Reglamento del Servicio de Aeronáutica como “dos alas de plata con un disco rojo en medio y una Corona Real encima”, tomaba inspiración de los diseños de la antigua civilización egipcia, que ya fueron recuperadas en el siglo XIX por Napoleón.

El diseño sufrió cambios a lo largo de los años. Con la llegada de la II República, en 1931, la corona fue suprimida. Durante la Guerra Civil, una estrella de cinco puntas apareció sobre el círculo rojo. En el bando sublevado, el círculo estaba coronado con una tiara imperial y el águila de San Juan.

El emblema fue renovado en 1939 por el grabador de origen polaco José L. Rokiski, de quien tomó el nombre con el que se conoce en la actualidad. En 1975, el emblema volvió a su diseño original de 1919, que ha llegado hasta nuestros días.

Piloto de formación 

El propio infante Alfonso de Orleans y Borbón era piloto de formación, y se convirtió en uno de los aviadores destacados en el Ejército. En 1909, se casó con la princesa Beatriz de Sajonia-Coburgo-Gotha, hija del duque de Edimburgo, y nieta del zar Alejandro II.

Al no avisar del enlace matrimonial ni al rey ni al Gobierno español, encargados de dar permiso para que se diera un enlace en la familia real, el infante perdió su título hasta 1912 y fue exiliado a Coburgo. El matrimonio tuvo tres hijos: Álvaro de Orleans, duque de Galliera, (1910-1997), Alfonso de Orleans (1912-1936) y Ataúlfo de Orleans (1913- 1974).

Cuando el Infante Alfonso regresó a España le fueron restablecidos sus títulos y honores por su primo hermano, el rey Alfonso XIII. Cuatro años después, la pareja tuvo que exiliarse de nuevo, como consecuencia de la Primera Guerra Mundial.

Al proclamarse la II República española, el 14 de abril de 1931, el infante Alfonso partió hacia el exilio en Londres, donde residió hasta 1937. Ese año, regresó a España para sumarse a la aviación del bando sublevado.

En 1945, Alfonso de Orleans apoyó el Manifiesto de Lausana, texto en el que Juan de Borbón reclamó la restauración de la monarquía. Falleció de un paro cardiaco el 6 de agosto de 1975, a los 88 años, nueve años después de fallecer la infanta Beatriz. .

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes