Japón

¿Una emperatriz en el Trono del Crisantemo? Japón abre la reflexión

Debido a la vigente ley sálica, peligra la sucesión por línea paterna ininterrumpida de los emperadores

Naruhito,_Masako_and_Aiko_in_Tochigi_Prefecture
photo_camera El emperador, Naruhito, la emperatriz, Masako, y su hija, Aiko, princesa no heredera.

Las tradiciones en la dinastía real más longeva de mundo -2.600 años de continuidad ininterrumpida- tienen un peso indudable. La biología, sin embargo, posee aún más fuerza. Y lo cierto es que el Trono del Crisantemo ahora mismo solo dispone de tres herederos varones para suceder a Naruhito, el 126º y actual emperador con 61 años de edad. Ninguno de ello es hijo del monarca.  

Últimas noticias


El primer heredero en la línea de sucesión es el príncipe Fumihito, hermano del emperador, con 55 años. Hisahito, con 14 años, hijo menor y único varón del referido príncipe Fumihito, es el segundo en la sucesión. El tercero tiene 85 años y es el príncipe Hitachi, tío del actual emperador Naruhito y hermano menor del emperador emérito, Akihito.

La Ley de la Casa Imperial, que data de 1947, limita los sucesiones a un heredero varón del emperador por vía paterna. Aiko es la única hija de Naruhito y de su esposa, la emperatriz Masako. Debido a la ley sálica vigente, Aiko no puede ostentar el título de heredera.

Aunque desde hace años en la clase política japonesa hay movimientos en favor de que las mujeres accedan al trono, así como para suprimir la ley que establece que la descendencia imperial se trasmita solo por línea masculina, el debate perdió fuerza en 2006 al nacer el príncipe Hisahito, convirtiéndose así en el nuevo primer miembro masculino de la familia imperial en más de cuatro décadas.

Flexibilidad, sinónimo de estabilidad 

Cuando en 2017 se aprobó la ley para permitir que el emperador Akihito -por problemas de salud- pudiese abdicar en 2019 en favor de su hijo, también circularon entonces propuestas sotto voce para flexibilizar las normas con el objetivo de ofrecer una mayor estabilidad al proceso de sucesión.  

Con la actual ley en la mano peligra la sucesión por línea paterna ininterrumpida de los emperadores. De ahí que el gobierno japonés haya comenzado a actuar. Atsushi Seike, rector emérito de la Universidad de Keio, ha sido elegido para presidir un panel de seis expertos. Se espera que para finales de año sinteticen los temas a considerar sobre una hipotética reforma de la sucesión imperial.

En cuanto a la sociedad japonesa, una encuesta realizada en 2020 por Kyodo News, la mayor agencia de noticias del país, señaló que el 85% de los encuestados apoya la idea de una emperatriz y el 79% de la población está a favor de que la línea de ascendencia femenina también permita el acceso al Trono del Crisantemo.

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable