Japón

La emperatriz emérita de Japón cumple 88 años

La madre de Masako celebró su aniversario junto a su marido sin descuidar sus rutinas matinales

Michiko de Japón en una imagen de archivo
photo_camera Michiko de Japón en una imagen de archivo

La emperatriz emérita de Japón, Michiko, cumplió hoy 88 años sin descuidar sus rutinas diarias, que incluyen pasear junto a su esposo, el emperador emérito Akihito, y leer libros en voz alta después de desayunar.

Michiko y Akihito mantienen su hábito de compartir un paseo matutino y otro vespertino en los terrenos de la propiedad imperial del palacio de Akasaka, según reveló la Agencia de la Casa Imperial, que compartió con motivo del aniversario de la emperatriz emérita varias fotografías de una de estas caminatas.

Los eméritos fijaron su residencia en esos terrenos en abril por primera vez en 30 años -los que abarcó su reinado- tras la marcha el año pasado de su hijo y actual emperador, Naruhito , y su familia al palacio imperial, vivienda habitual del monarca reinante.

Naruhito ascendió al Trono del Crisantemo el 1 de mayo de 2019, después de que su padre Akihito abdicara en su favor preocupado por su avanzada edad y su salud, al igual que la de su esposa.

Michiko ha estado bajo observación desde que le diagnosticaron en agosto una trombosis venosa profunda (TVP) en su pierna derecha.

Por las tardes viene experimentando fiebre leve y los parámetros de su insuficiencia cardíaca siguen por encima de lo normal, detalló la agencia, que gestiona los asuntos de la familia imperial nipona.

Pese a ello, la emperatriz emérita ha seguido con sus rutinas y adoptado nuevas, entre ellas el cultivo de unas semillas de cardiospermum halicacabum, una planta enredadera, que le regaló una guardería cercana a la residencia imperial de Takanawa donde vivió durante dos años tras la abdicación, antes de su traslado a Akasaka.

El mes pasado, Michiko transmitió su pesar por el fallecimiento de la reina Isabel II, con la que cultivó una buena amistad. La emperatriz emérita no acudió a su funeral en Londres, hasta donde sí se desplazaron su hijo Naruhito y la emperatriz Masako.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?