Holanda

Los reyes de Holanda lanzan un mensaje de apoyo a las víctimas de las explosiones de Beirut

Han destacado que “la comunidad internacional está a su alrededor”. Han fallecido casi 150 personas y hay más de 5.000 heridos

El rey Guillermo Alejandro de Holanda y su esposa Máxima.
photo_cameraEl rey Guillermo Alejandro de Holanda y su esposa Máxima.

Cinco días después de que se produjese la desastrosa explosión en Beirut, Líbano, los reyes de Holanda han querido mandar un mensaje de apoyo y condolencias a todo el pueblo libanés y a las personas que han perdido a familiares a causa del suceso.

El rey Guillermo Alejandro y su esposa la reina Máxima han escrito un comunicado que dice así: “Beirut está en estado de shock después de un desastre sin precedentes. Ahora que el pueblo libanés se ha visto tan afectado, pensamos en todos los que lloran y tienen miedo. Simpatizamos intensamente con los familiares de las víctimas. Deseamos fortaleza a los muchos heridos y recuperación lo antes posible. La comunidad internacional está a tu alrededor".

Consternación mundial 

Desde todas las partes del mundo se han acordado del pueblo libanés y de todas las familias que han perdido a allegados debido a las consecuencias de la terrible explosión.

No solo los reyes de Holanda han querido mandar un mensaje de apoyo, sino muchos líderes y representantes políticos de todos los continentes. Donald Trump, Emmanuel Macron, Boris Johnson, el presidente austriaco, el primer ministro de Irak, entre muchos otros, e incluso el Papa Francisco quiso mandar un mensaje de ánimo a la ciudad. 

La explosión en cifras

Las consecuencias de la explosión han sido devastadoras, no solo en el número de fallecidos y heridos, que es lo más importante, sino también en términos económicos. El Líbano no está pasando precisamente por su mejor momento como país y parece que esta desgracia ha terminado de hundirlos.

Desde que tuvo lugar la explosión la cifra de muertos y heridos no ha dejado de crecer. El Ministerio de Salud del Líbano elevó este viernes a 149 los fallecidos como consecuencia de la explosión, que dejó además más de 5.000 heridos. 

La explosión causó importantes daños materiales dejando a entre 200.000 y 250.000 personas sin vivienda, y unas pérdidas materiales de entre 3.000 y 3.500 millones de dólares, según la gobernación de la capital libanesa, datos que no hacen más que aumentar la crisis económica del país, que tardará bastante tiempo en recuperarse de un golpe tan fuerte. 

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes