España

Urgandarin compartirá cárcel con una dirigente de ETA

Marixol Iparraguire, miembro de la organización terrorista, ha sido trasladada desde la cárcel de Soto del Real a la prisión de Brieva, Ávila

Iñaki Urdangarín
photo_cameraIñaki Urdangarín

Marixol Iparraguire, dirigente de la organización terrorista ETA, ha sido trasladada desde la cárcel de Soto del Real a la prisión de Brieva, Ávila. Iparraguire, condenada a 20 años de prisión, compartirá cárcel con Iñaki Urgandarín.
El cuñado del rey Felipe VI,  es el único preso varón en la cárcel de Brieva. Vive en un pabellón aislado del resto de las internas, lo que algunos funcionarios conocen como “zona Roldán”, en alusión a la condena que cumplió el ex director general de la Guardia Civil entre 1995 y 2005.

Marixol Iparraguire fue una dirigente y miembro de la organización terrorista ETA que fue detenida cerca de Pau (Francia) en 2004 junto a su compañero sentimental y cerebro de la banda Mikel Antza en su casa. En el momento de su detención, Iparraguire era la encargada de dirigir el apartamento de extorsión de ETA.

Planeó el atentado contra el rey Juan Carlos

Iparraguire, que junto a Josu Urrutikoetxea dio voz al comunicado de fin de ETA, está acusada en España de 14 asesinatos. Además, como jefa de administración de la organización terrorista, dirigía las operaciones de cobro, gestión y distribución del impuesto revolucionario.

La dirigente de ETA cumple condena por el asesinato del comandante del Ejército de Tierra Luciano Cortizo en 1995, por el que ya fue condenado a 110 años de cárcel el etarra Sergio Polo Escobés.

Iparraguire también fue procesada por dar instrucciones para atentar contra el rey Juan Carlos en la inauguración del Museo Guggenheim de Bilbao en 1997, atentado que resultó frustrado gracias a la intervención de un ertzaina que fue asesinado. El etarra Eneko Gogeaskoetxea fue condenado por este caso a 92 años.

No coincidirá con Iparraguire

Iñaki Urgandarin, a pesar de compartir cárcel con Iparraguire, no coincidirá con ella ni con ninguna de las presas. Y es que no compartirá, en teoría, ni patio, ni zonas comunes, ni podrá apuntarse a ninguna de las actividades o talleres en las que emplean su tiempo las internas: teatro, gimnasio y costura.

 Sin embargo, en agosto de 2018, a Urgandarin se le concedió el segundo grado penitenciario, lo que le permitirá participar en talleres y otras actividades del centro. Hasta entonces, se mantenía totalmente aislado. Una circunstancia que, según varios medios, le tenía “totalmente hundido”.

Esa versión, sin embargo, fue desmentida tajantemente por los funcionarios de la cárcel abulense, que han estado con Urdangarin desde su ingreso. Confidencial Digital tuvo acceso directo al testimonio de alguno de ellos, que asegura que el ex duque de Palma está en perfecto estado, “tanto físico como anímico”.

Urdangarin, ex jugador de balonmano, se refugió con especial intensidad en el deporte para pasar las horas ocupado en la cárcel y, además, mantener el tono físico con el que entró en prisión.

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable