España

La reina Sofía retoma su agenda social en España con un almuerzo organizado por el Duque de Alba

Es el primer evento al que asiste tras la vuelta de la boda de su sobrino Philippos en Grecia

La reina Sofía.
photo_camera La reina Sofía.

'Recién' llegada a Madrid después de unos días de ensueño en su Grecia natal con motivo de la boda de su sobrino Philippos con Nina Flohr, la Reina Sofía ha retomado su agenda social con un plan de lo más apetecible. Y es que la madre de Felipe VI ha sido la invitada de honor del selecto almuerzo que ha organizado el Duque de Alba en el Palacio de Liria.

Un encuentro que se gestó durante la reciente entrega de los Premios Princesa de Asturias en Oviedo y al que la Reina Emérita ha asistido gustosa, acompañada por su hermana Irene de Grecia, de quien se ha vuelto inseparable en los últimos años y con quien comparte la mayoría de su tiempo desde que el Rey Juan Carlos se marchó a Abu Dabi en agosto de 2020.

Poco antes de su llegada veíamos asomado a uno de los balcones de palacio a Carlos Fitz-James Stuart - vestido para la ocasión con camisa y corbata, pero sin la americana puesta - esperando ansioso y como buen anfitrión a Doña Sofía. Ambos mantienen una estrecha relación de amistad desde hace muchos años, como quedó demostrado con la asistencia de la monarca en 2018 al enlace de Fernando Fitz-James Stuart y Sofía Palazuelo, Duques de Huéscar, en la que fue la última vez que visitó el Palacio.

Hasta este jueves, cuando veíamos a la Reina Emérita y a su hermana Irene llegando a Liria en la parte de atrás de un vehículo oficial para disfrutar de una comida de carácter privado a la que también asistieron, además del Duque de Alba, su hermano Alfonso Martínez de Irujo - Duque de Aliaga - su hijo Fernando Fitz-James Stuart, Sofía Palazuelo y Alicia Koplowitz, gran amiga de la familia.

Después de una larga sobremesa, y en torno a las 17.30 de la tarde, la Reina Sofía abandonaba el Palacio de lo más sonriente y saludando a la prensa congregada a las puertas, seguida de Alicia Koplowitz - con una elegante camisa de seda blanca - y de la Duquesa de Huéscar, que abandonaba la residencia familiar conduciendo su propio coche y con el rostro bastante serio.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?