España

La reina Sofía apoya a los jóvenes de la escuela de música que lleva su nombre

Está muy comprometida con la labor educativa que lleva a cabo este centro de alta formación artística

La reina Sofía, en una imagen de archivo.
photo_camera La reina Sofía, en una imagen de archivo.

La reina Doña Sofía presidirá la reunión anual del máximo órgano rector de la Escuela Superior de Música Reina Sofía, que trabaja para apoyar a los jóvenes de mayor talento en su desarrollo personal y artístico, y acercar la mejor música a todos los públicos.

Doña Sofía presidirá la reunión anual de la Junta de Patronos de la Escuela Reina Sofía, compuesta por un amplio grupo de personalidades que representan a los diferentes sectores de la sociedad, comprometidos con la labor educativa que lleva a cabo este centro de alta formación musical.

Corresponde al Patronato de la Escuela Superior de Música Reina Sofía la responsabilidad de revisar el trabajo realizado en el pasado curso académico, así como definir los principios básicos sobre los que desarrollar el Plan de Actividades para el curso siguiente.

La Escuela Superior de Música Reina Sofía es uno de los cuatro programas a través de los cuales la Fundación Albéniz desarrolla su actividad, junto con el Concurso Internacional de Piano de Santander Paloma O'Shea, el Centro de Archivos y Documentación Albéniz y el Encuentro de Música y Academia de Santander.

Actualmente la Fundación Albéniz cuenta con dos sedes, una en Madrid, desde donde se dirige la actividad artística, docente y de investigación, y otra en Santander, a través de la cual se gestiona el Concurso Internacional de Piano y el Encuentro de Música y Academia.

La Escuela, que goza de un amplio reconocimiento internacional, acoge a estudiantes de todas las nacionalidades, con una especial atención a los alumnos procedentes de España, Portugal y los países iberoamericanos. Cuenta con un excelente cuadro de profesores de reconocido prestigio internacional.

Su misión no es sólo formar solistas, sino músicos capaces de integrarse con facilidad en importantes agrupaciones orquestales de cámara, ganar premios o acceder a plazas de profesores y catedráticos en escuelas y conservatorios. Su labor está pensada para los jóvenes que dentro de unos años volverán a los mismos escenarios donde actuaron como alumnos, convertidos ya en excelentes profesionales.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?