España

La princesa Leonor corre riesgo de padecer una alteración genética en la boca

Esta enfermedad se debe a una agenesia, una patología que imposibilita el desarrollo de varios dientes

Se descubrió en su última aparición pública, durante la visita, a finales de abril, a un instituto de Leganés: a la princesa Leonor le faltan en la boca los dos colmillos superiores.

La princesa acudió a ese centro el 20 de abril para compartir con los alumnos a unas jornadas sobre Juventud y Ciberseguridad, y las fotografías que se tomaron, con imágenes de primer plano cuando sonreía, mostraron repetidamente la ausencia de esas dos piezas dentales. 

La imagen fue posible porque asistió sin lucir mascarilla dado que se habían reducido las medidas anti Covid.

El hecho fue destacado inmediatamente por distintos medios y en revistas gráficas de gran tirada, que ofrecieron fotografías de la princesa en la que apreciaba con claridad la ausencia de esas dos piezas dentales.

Una agenesia hereditaria

En imágenes anteriores, antiguas, de la princesa se podía ver que tenía los caninos de leche, por lo que la hipótesis sobre la actual falta es que los colmillos permanentes nunca se le formaron ni le salieron.

Expertos odontólogos consultados por Confidencial Digital han apuntado el origen de esa anomalía: Leonor sufre una agenesia hereditaria, una enfermedad que consiste en la inexistencia o falta de crecimiento de uno o más dientes debido a la ausencia de tejido primordial.

El tratamiento para mediarlo consiste en “abrir” esos espacios y ubicar en los mismos unos implantes, colocando una raíz artificial y una corona dental. Se trata de un trabajo relativamente delicado y que llevará un cierto tiempo para concluirlo. 

El recurso a los implantes no está recomendado antes de los 18 años, y la princesa tiene ahora 16 años, camino de los 17, que cumplirá el 31 de octubre.

La reina Letizia, preocupada

Fuentes con acceso a La Zarzuela a las que ha tenido acceso Confidencial Digital relatan que la reina Letizia se mostró “preocupada” cuando le informaron de que la causa de ese problema podía ser la agenesia, sobre todo por tratarse de una dolencia hereditaria.

En un primer momento le inquietó que ese síndrome no tuviera tratamiento, si bien, como se ha dicho la solución más sencilla es recurrir a implantes.

Según los odontólogos consultados, la ausencia de los dos colmillos superiores tiene algunas consecuencias, porque puede afectar a la funcionalidad de la boca. En concreto para lasfunciones de masticar o hablar, ya que la existencia de espacios dentales vacíos provoca posiciones anómalas y forzadas en el resto de la boca.

Leonor no dejó de sonreír

La presencia en el instituto de Leganés el 20 de abril se desarrolló, por lo que se refiere a la heredera del trono, con toda normalidad, y en concreto respecto al trabajo de los fotógrafos y las cámaras de televisión.

Leonor se comportó con absoluta normalidad a pesar de los problemas de dentición en su boda y no dejó de sonreír cuando la situación lo marcaba, tanto al llegar al centro, como también durante la sesión que compartió con los alumnos.

Consultadas fuentes oficiales de la Casa Real sobre el problema dental de la princesa, no han ofrecido ningún comentario, aunque no han desmentido dicha información. 

De vuelta a España

Últimamente, la princesa Leonor ha estado en boca de todos por numerosas causas: su presencia en España con motivo de las vacaciones de Semana Santa, el cumpleaños de su hermana Sofía, su último año de bachillerato en Gales… 

En la última temporada ha estado completamente centrada en sus estudios, debido al final de curso en el colegio de Gales y a los exámenes finales.

El curso en Gales ha terminado el viernes, 17 de junio, con lo que la princesa iniciará las vacaciones, que en verano le llevarán junto a sus padres a Mallorca, además de las ‘vacaciones particulares’ que suele programa la familia real sin dar a conocer cómo y dónde. 

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable