España

La plaza de toros de Las Ventas recibe en pie al rey Felipe tras dos años de pandemia

Asistió a la corrida de la Beneficiencia en el palco y fue vitoreado y aplaudido bajo el lema “viva el Rey”

Felipe VI en el palco real de la plaza de toros de Las Ventas.
photo_camera Felipe VI en el palco real de la plaza de toros de Las Ventas.

Don Felipe ha regresado a la Plaza de Toros de las Ventas de Madrid tras dos años de parón. El rey ha presidido, este miércoles 1 de junio, una de las citas más importantes dentro del marco taurino. Se trata de la Corrida Extraordinaria de la Beneficencia de la Feria de San Isidro 2022, a la que también ha acudido la Presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso y José Luis Martínez-Almeida, el alcalde de Madrid.

A su llegada a la emblemática plaza, don Felipe se ha dado un baño de masas nada más bajar del coche oficial, donde los allí presentes le han vitoreado y aplaudido bajo el lema “viva el Rey”. Una vez ha realizado los saludos oficiales a las autoridades, el monarca se ha dirigido a su palco real, donde ha disfrutado de la corrida. Ha sido Morante de la Puebla, Emilio de Justo y Ginés Marín, quienes ha lidiado la tarde con toros de la ganadería de Alcurrucén.

Carácter oficial

Esta visita del Jefe de Estado no ha sido habitual en los últimos años, ya que no acudía desde el año 2019 debido a la pandemia del coronavirus que imposibilitó este tipo de actos que requieren una gran conglomeración.

Precisamente, la última vez que visitó la citada plaza fue en la Corrida de Beneficencia de 2019. A pesar de que su padre, Juan Carlos I y sus hermanas sí son más habituales en este tipo de espectáculos, el Rey Felipe no suele hacer acto de presencia, a no ser que sea de carácter oficial y esté marcado en su agenda.

Felipe II primer anfitrión

Recordemos que los orígenes de la Corrida de la Beneficencia se remontan a la época de Felipe II, cuando el Rey dispuso que cada año se celebrase un festejo taurino cuya recaudación se destinaría al Hospital General, que atendía a enfermos cuya pobreza les impedía costear cualquier tratamiento. Tras diversas vicisitudes a lo largo de la historia, la primera Gran Corrida Extraordinaria de la Beneficencia tuvo lugar en 1856. Desde entonces, esta cita es una de las más destacadas del calendario taurino.

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes