España

Leonor se refugia en el rey en su primera visita oficial a Asturias

Desde el primer momento Felipe cogió su mano y la guió por la Cueva de la Santina. Durante la misa en la Basílica y en la inauguración del mirador de la princesa, padre e hija se mostraron también muy unidos

La Familia Real en Covadonga.
photo_cameraLa Familia Real en Covadonga.

La Virgen de Covadonga y su santuario han sido el primer escenario de la visita institucional de la princesa de Asturias.  Se ha tratado del primer acto oficial de la heredera de la Corona en la comunidad asturiana, donde se ha celebrado el centenario de la coronación de la Virgen a la que los asturianos llaman cariñosamante ‘La Santina’.

Desde primera hora de la mañana, Covadonga se llenó de gente que subió, desde los municipios de alrededor, en varios autobuses para tomar posiciones en los alrededores de la Basílica y poder ver a los reyes y sus hijas en este acto tan importante para España y Asturias.

La Familia Real aterrizó en Cangas de Onís en helicóptero y llegó a la simbólica Cueva de la Santina alrededor de las 12:05h. La princesa Leonor sonreía nerviosa y saludó, con indicaciones de su padre, a los presentes.

Felipe y Leonor, muy unidos

Nada más llegar a la cueva, Felipe cogió la mano de Leonor, con quien anduvo hasta la Virgen de Covadonga, comentándole los detalles más significativos de la cueva. Letizia, por su parte, hizo lo mismo con la infanta Sofía.

La princesa de Asturias y el rey llevaban en su vestimenta el color azul del Príncipe de Asturias: Leonor en el vestido y Felipe en la corbata. Letizia, por su parte, portaba un vestido de manga larga en rojo carmesí, el color del estandarte del rey.

Tras llegar al final de la cueva donde se encuentra la Virgen de Covadonga, la Familia Real se detuvo frente a ella para escuchar las palabras del arzobispo de Oviedo, Jesús Sanz Montes.

“Es precioso ser testigos del encuentro en la Santa Cueva entre la Virgen de Covadonga coronada y la jovencísima Princesa de Asturias. Ante ella ponemos vuestro importante destino, alteza, como en su día se puso el de vuestro padre, hoy felizmente reinante. Que la Santina guíe vuestros pasos y que vuestra alteza crezca sana, sabia, santa y guapa, como aquí llamamos a las cosas y personas hermosas”. Con estas palabras se dirigió el arzobispo a Leonor, momento en el que Felipe VI miró a su hija detenidamente con una sonrisa.

Juntos, ante el altar, Felipe, Letizia, Leonor y Sofía tuvieron un momento de recogimiento ante la Virgen de Covadonga. El arzobispo fue quien les explicó todos los detalles del santuario. Les entregó las medallas de la virgen y agradeció a los reyes, a la princesa y a la infanta su presencia.

El gaitero fue el encargado de cerrar el acto con la interpretación del himno a la Santina. Este 8 de septiembre ese himno ha cumplido 100 años.

La Cruz de la Victoria

Minutos más tarde los reyes y sus hijas se dirigieron a la Basílica donde tuvo lugar una misa a la patrona de Asturias. Durante la misa, el arzobispo de Oviedo dirigió esa homilía en la eucaristía mayor en el día de Covadonga.

A la salida, la Familia Real realizó una ofrenda ante la estatua del rey Pelayo, que hace 1.300 años constituyó el Reino de Asturias, germen del de España. Visitaron, además una exposición sobre los sucesivos reyes de España, con fondos del Museo del Prado, y a una muestra fotográfica sobre Covadonga con obras de Fernando Manso, ambas en el museo de este Real Sitio.

Javier Fernández, el presidente autonómico, hizo entrega a la princesa de Asturias de la insignia de la Cruz de la Victoria, un obsequio que en su día también recibió su padre por su condición de heredero de la Corona.

Por la tarde la Familia Real visitó el Parque Nacional de la Montaña de Covadonga, donde Leonor le dio nombre al nuevo mirador de la Princesa.

La Familia Real en Covadonga.La Familia Real en Covadonga.La Familia Real en Covadonga.La Familia Real en Covadonga.La Familia Real en Covadonga.

La princesa de Asturias sigue los pasos de su padre

El título de príncipe de Asturias dejó de usarse durante el franquismo y fue recuperado en la transición. En el año 1975 Juan Carlos I se convirtió en rey y su hijo en su sucesor.

La ceremonia para presentar a Felipe como príncipe de Asturias, con tan sólo nueve años, fue en 1977, precisamente en la Basílica de Covadonga, donde recibió entonces una Cruz de la Victoria. Tres años después Felipe realizó su primera visita oficial, como ayer hizo la princesa Leonor.

El viaje comenzó por Covadonga donde recibió honores militares y hubo una ceremonia religiosa en la cueva del santuario. Cangas de Onís, Arriondas y Piloña fueron las primeras paradas del príncipe de Asturias en la Comunidad. Ese mismo año también visitó Oviedo para asistir a la primera edición de los premios Príncipe de Asturias. Una visita que, seguramente, Leonor también realice en octubre de este año. 

La Familia Real en Covadonga.La Familia Real en Covadonga.La Familia Real en Covadonga.La Familia Real en Covadonga.La Familia Real en Covadonga.La Familia Real en Covadonga.La Familia Real en Covadonga.La Familia Real en Covadonga.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?