España

Justicia retira el título a una condesa por sentencia judicial

Cancela la Real Carta de Sucesión a favor de María de la Concepción de Monteverde y Cuervo y la expide a favor de Eduardo Martínez Du Bouchet

Hermanos
photo_camera Hermanos Monteverde.

Eduardo Martinez Du Bouchet a través de una resolución judicial, ha sido nombrado conde de Santa Maria de Loreto. Es el octavo en la línea de adjudicación desde que en 1787 fuera nombrado Gabriel de Peñalver y Cárdenas como primer conde. 

 El pasado 18 de diciembre de 2013, se mandó revocar la Real Carta de Sucesión en el título de Conde de Santa María de Loreto, a favor de doña María de la Concepción de Monteverde y Cuervo y nueve años después se nombra a un nuevo conde. La razón es por  mejor derecho genealógico. 

María de la Concepción de Monteverde y Cuervo

Hija de Francisco de Monteverde y Benítez de Lugo y de María de la Concepción Cuervo y de Figuerola-Ferretti, marquesa de Rialp. La ya ex condesa de Santa María de Loreto, es licenciada en Ingeniería de Telecomunicaciones por la Universidad Politécnica de Madrid. Habla cuatro idiomas y trabaja actualmente en la consultoría interna del Grupo Santander. Se casó el 27 de julio de 2013 en Lisboa con el portugués Paulo José de Oliveira de Almeida, boda que apareció referenciada en la sección ‘Agenda’ del diario ABC. Vanitatis se ha puesto en contacto con ella, quien asegura que no entiende este proceso de sucesión nobiliaria como “una lucha” con Esther Alcocer, a la que asegura no conocer. “Ser condesa es algo muy bonito, un orgullo, pero nada más”, concluye. 

Su hermano, actual marqués de Arcos, se llama Francisco de Monteverde y Cuervo (28), vive en Madrid yha cursado sus estudios de Arquitectura Superior en la universidad privada San Pablo-CEU. Ambos son hijos del empresario Francisco de Monteverde y Benítez de Lugoy de María de la Concepción Cuervo y de Figuerola-Ferretti, marquesa de Rialp, una familia de abolengo aristocrático que vive de forma acomodada en una residencia situada frente al Jardín Botánico de Madrid y que ha dado jaque a las aspiraciones de la presidenta de FCC.

Enfrentamiento con las hermanas Koplowitz

Justicia ha tumbado por segunda vez las aspiraciones nobiliarias de Esther Alcocer Koplowitz, quien inició a lo largo del año 2011 una batalla para conseguir dos títulos que quedaron vacantes tras la muerte en Miami de María de las Mercedes de la Torre y Alcoz, la misteriosa aristócrata que los ostentaba. La actual presidenta de FCC aspiraba al marquesado de Arcos y al condado de Santa María de Loreto. Sin embargo, dos hermanos madrileños de 33 y 28 años se han cruzado en su camino. 

A principios del presente año, el Boletín Oficial del Estado anunciaba que la concesión del condado de Santa María de Loreto ha recaído finalmente en María de la Concepción de Monteverde y Cuervoen detrimento de la hija de Esther Koplowitz y Alberto Alcocer. Se trata del segundo revés para las ambiciones aristocráticas de la empresaria en apenas unos meses, puesto que a mediados del año pasado el Ministerio de Justicia otorgaba el título de marqués de Arcos a Francisco de Monteverde y Cuervo, hermano de Concepción. 

Esther Alcocer es la única de las tres hijas de Esther Koplowitz que aún no tiene título nobiliario, de ahí el empeño. Su madre heredó el marquesado de Peñalver, el marquesado de Campo Florido y consiguió en 1988 el condado de Peñalver. Hace unos años, cedió a sus hijas Alicia y Carmen estos dos últimos títulos, por lo que Esther, la heredera de su imperio constructor, es la única que aún no tiene ninguna credencial aristocrática.

Felipe VI no ha concedido ningún título nobiliario

Mientras Juan Carlos I concedió cincuenta distinciones en su reinado, el actual monarca lo único que ha hecho es revocar el Ducado de Palma a su hermana la Infanta Cristina. Apartarse de la nobleza es una de las decisiones que han marcado la nueva monarquía española.

Desde que Felipe VI ascendiera al trono de España en junio de 2014 una de sus principales obsesiones es marcar las distancias con el reinado de su padre. Los nombres y costumbres que pudieran recordar al reinado de Juan Carlos I son evitados por su hijo que quiere que su reinado tenga una personalidad propia. 

La trasparencia y la discreción son las líneas maestras de su reinado y desde Zarzuela han marcado las distancias con el mundo de la nobleza. En muy contadas ocasiones el reyFelipe VI y la Reina Letizia se han dejado ver en eventos vinculados con la aristocracia. Al poco de iniciar su reinado asistieron al funeral de Cayetana de Alba (20 de noviembre de 2014) y fue una especie de canto de cisne de las relaciones de los nuevos monarcas con la nobleza. 

No sólo tienen poca relación con la aristocracia sino que, además, el Rey no ha creado títulos nobiliarios frente a los cincuenta que otorgó durante su reinado su padre, el actual Rey Emérito Juan Carlos I. No sólo no los ha creado sino que ha revocado uno, el Ducado de Palma que ostentaba su hermana la Infanta Cristina a la que le retiró el título por su imputación en el escándalo Noos. 

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable