España

Los guardias civiles que escoltan al rey ya pueden presumir de insignia en el uniforme

Los agentes que hayan superado cursos específicos podrán lucir un distintivo

Felipe VI, seguido por un escolta.
photo_camera Felipe VI, seguido por un escolta.

La Guardia Civil y la Policía Nacional se encargan conjuntamente de la seguridad tanto de Presidencia del Gobierno, La Moncloa y el presidente, como de la Casa del Rey, La Zarzuela y el jefe del Estado.

En la Casa del Rey existe una Comisaría Especial de la Policía Nacional, y una Unidad de Seguridad de la Guardia Civil. Los guardias civiles de esta última unidad tienen asignada la seguridad inmediata del rey Felipe, la reina Letizia, la princesa Leonor, la infanta Sofía y los reyes Juan Carlos y Sofía.

Para integrarse en esta unidad especial, los guardias civiles tienen que superar un curso específico. Pues bien. El Chivato ha podido comprobar que los agentes que hayan superado dichos cursos podrán lucir un distintivo, una insignia, que les reconoce ese mérito.

La directora general de la Guardia Civil, María Gámez, firmó recientemente una resolución por la que crea nuevos distintivos de función, de permanencia, de título o diploma y de mérito. Estos distintivos se lucen en la pechera del uniforme, y reconocen a los guardias civiles por haber servido cierto tiempo en determinadas unidades, o por haber superado un curso especializado.

Entre otros, la resolución de la directora general crea un distintivo propio para quienes hayan superado el Curso de Escolta de la Unidad Especial de Seguridad de la Casa de S.M. el Rey. También podrán lucir una insignia aquellos guardias civiles que hayan pasado el Curso de Protección de instalaciones y gestión de medios técnicos de seguridad de la Unidad Especial de Seguridad de la Casa de S.M. el Rey.

Las dos insignias son muy parecidas, y combinan el escudo de la espada y el haz de lictores de la Guardia Civil con el escudo de armas de Felipe VI.

Los agentes que escoltan al rey y a los miembros de la Familia Real forman parte del Servicio de Seguridad de la Casa del Rey, que tiene al frente a Miguel Herráiz, un general de Brigada de la Guardia Civil que entró en Zarzuela en 1988, cuando era teniente.

Estos escoltas trabajan vestidos de paisano, forman la cápsula de seguridad más cercana que rodea al rey, la reina y a sus hijas cuando acuden a actos públicos. También prestan protección a Juan Carlos I en Abu Dabi.

Cuentan con armas cortas, subfusiles, y medios materiales especiales como un maletín que, en caso de tiroteo, se despliega como un panel blindado que protege de las balas a la personalidad que están custodiando.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?