España

Gritos de Viva el rey, banderas y aplausos a Juan Carlos I en su regreso a España dos años después

Saludó sonriente a los vecinos que se agolparon para recibirle en la casa de Sanxenxo en la que se aloja este fin de semana de regatas

Pedro Campos llega conduciendo su coche, mientras varios vigueses gritan "viva el rey".
photo_camera Pedro Campos llega conduciendo su coche, mientras varios vigueses gritan "viva el rey".

Juan Carlos ha llegado este jueves al aeropuerto de Vigo para presenciar y participar en las regatas de Sanxenxo del fin de semana. 

Tras ocho horas de vuelo, con dos horas de retraso, don Juan Carlos ha bajado del “jet privado” sin ayuda de sus escoltas ni muletas dónde apoyarse. Mientras, la infanta Elena le esperaba impaciente a los pies del aeropuerto de Vigo para recibirle. Ha sido un abrazo efusivo, significativo, que ha incluido su correspondiente reverencia. 

Muchos vigueses se han agolpado ante las puertas de la casa de Pedro Campos, su íntimo amigo, para ver la llegada de don Juan Carlos a Sanxenxo. Algunos de ellos, visiblemente emocionados han expresado, con gritos, “viva el rey y viva España”. Palabras que han esbozado una sonrisa en el emérito que iba de copiloto en el coche del presidente del Club Naútico. 

Carta firmada por Juan Carlos 

Según han apuntado varios medios y el experto en Casa Real Jaime Peñafiel, don Juan Carlos firmó en Abu Dabi un “contrato” donde las cláusulas que se establecían eran disparatadas para la forma de actuar del emérito. Además este contrato lo llevó en mano su amigo Félix San Roldán, ex director del CNI y amigo íntimo del padre de Felipe VI, donde aparecían las firmas de Moncloa y Zarzuela. 

¿Incomodidad en Zarzuela?

Según fuentes consultadas por MC, en Zarzuela se respira cierta tensión por la llegada del emérito a España después de pasar 655 días en un exilio voluntario en Abu Dabi. 

Pedro Campos, presidente del Club Náutico de Sanxenxo, lo confirmaba así en Espejo Público. "Va a salir al mar seguro. Depende del día, si hay más o menos viento, él decidirá si empezar mañana o el sábado", ha dicho Campos, a lo que ha añadido que lleva "tres años sin navegar" y que intentarán "animarle" para que lo haga. “Físicamente está muy bien, ha adelgazado y ha hecho ejercicio”.

Veinte años de amistad con Campos 

Pedro Campos ha sido el transmisor, en varias ocasiones, de la situación emocional y física en la que se ha encontrado Juan Carlos I desde que fijó su residencia permanente en Abu Dabi. 

La relación con la familia de Campos, labrada a lo largo de más de veinte años de camaradería, es tan estrecha que en los últimos años ha optado por alojarse en su chalet y no en un hotel, como hacía antaño. Tampoco es algo que inquiete al regatista, acostumbrado a acoger a las prisas y sin saber hasta cuándo.

No sé si se irá el domingo o el lunes, depende de si la regata se alarga o no, pero es decisión suya. Ya sabes que le gusta mucho el deporte, así que algunas veces se quedaba hasta el lunes para ver algún partido el domingo, pero depende de cómo lo vea”, añade. 

La seguridad, por otro lado, tampoco es un problema. La casa, apartada y con vistas a la ría de Pontevedra, es un lugar fácil de controlar para los agentes implicados, miembros adscritos de la Casa Real y la Guardia Civil

Es el mismo plan que en otras ocasiones, con alertas puntuales a las unidades TEDAX (antiexplosivos), las caninas o las subacuáticas, además de los GRS acuartelados en Castrosenín (Pontevedra). Siempre ha sido así salvo la última vez, cuando el rey se marchó por la puerta de atrás sin avisar.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?